Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Neidys Hernández Avila


Hoy 4 de agosto celebramos al santo cura de Ars, San Juan Bautista María Vianney. Fue un sacerdote francés que vivió entre 1786 y 1859. La dirección de almas fue su labor principal. Acudían de toda Francia y otros países para pedir confesarse, consejo y dirección espiritual.


En los últimos diez años de su vida, pasaba entre dieciséis y dieciocho horas diarias en el confesionario. Su consejo era buscado por obispos, sacerdotes, religiosas, jóvenes, mujeres, enfermos, pescadores y personas con todo tipo de dificultades.
Durante sus estudios en el seminario sufrió por su insuficiente escolarización porque empezó a estudiar a cierta edad y se le atribuye una inteligencia mediana; pero estaba muy adelantado en ciencia espiritual y en la práctica de la virtud. Es ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1815.


En 1818 fue hecho párroco de Ars, una aldea no muy lejos de Lyon, Francia. Allí transcurrió toda su vida sacerdotal e hizo varias obras, como la fundación de una especie de orfanato para jóvenes desamparadas donde él mismo impartía la catequesis. Este modelo sirvió para hacer varios en toda Francia. Otra obra fue el constante consejo y apoyo a la Madre Marie de la Providencia con la fundación de las Hermanas Auxiliadoras de las Ánimas del Purgatorio.


Su dirección de las almas se caracterizaba por el sentido común, su notable perspicacia y conocimiento sobrenatural. Sus consejos eran en lenguaje sencillo, lleno de imágenes sacadas de la vida diaria y de escenas campestres, pero que respiraban fe y ese amor de Dios que era su principio vital.


Varios son los milagros atribuíos a este Santo, pero el mayor de todos fue su vida. Trabajó intensamente, con humildad, amabilidad, paciencia y buen humor, hasta que tuvo 73 años. En 1874 es declarado Venerable, en 1905 Beato y en 1925 el Papa Pío XI lo canonizó. El Papa Pío X lo propuso como modelo para el clero parroquial.
Por ello el Derecho Canónico establece que el párroco “es el pastor propio de la parroquia que se confía y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del Obispo diocesano…” Debe cumplir además algunos requisitos, como ser una persona física, ser presbítero (sacerdote) y destacar por su sana doctrina y probada moral, estar dotado de celo por las almas y de otras virtudes (Canon 521).


Entre las funciones, el párroco debe anunciar la Palabra de Dios, la Eucaristía debe ser el centro de su vida, debe conocer a los fieles, así como promover la función propia de los laicos y cooperar con el Obispo diocesano. Otras funciones están encaminadas a la administración de los Sacramentos, a residir en la Parroquia, a aplicar la Misa por el pueblo a él confiado, ordenar los libros parroquiales y los archivos, predicar la homilía, la formación catequética de los fieles, guardar los santos óleos en un lugar decoroso, preparara los padres y padrinos de los Bautizos, preparar a los que quieran acceder a la primera Comunión, entre otras. (Canon 528 y 529).


Los laicos de la Iglesia estamos llamados a colaborar con los párrocos y más hoy en día en que el pueblo de Dios se ve multiplicado, necesitado y carente de la enseñanza para llegar a la Salvación Eterna. Pidamos en nuestras oraciones por el aumento de las vocaciones al sacerdocio y la vida consagrada, para que el Señor nos conceda sacerdotes santos a semejanza del Cura de Ars.

Comentarios   

Neidys
0 #1 Dia del párrocoNeidys 04-08-2020 23:47
Felicidades a todos los párrocos y gracias por su servicio y entrega a la Iglesia que peregrina en Camagüey
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar