Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

  Por Merlis Pereira Velázquez

Esta mañana, en La Catedral Metropolitana de Camagüey, se celebró la Misa de acción de gracias por los 25 años de consagración de la Hermana Sanchina María Ysabel Hernández Varela.

 

Fue una oportunidad para renovar sus votos y agradecer a Dios, junto a su comunidad y a las religiosas, sacerdotes y laicos de la Arquidiócesis por el servicio misionero prestado durante estos años en las comunidades de Nuevitas y La Catedral, además de Guanabacoa, en La Habana y El Caney, en Santiago de Cuba.

La celebración concluyó con las palabras de los padres Iván Rodríguez, Carlos Juan Himeliz, Ignacio Zaldumbide, Monseñor Juan Díaz, la hermana  Sor Alba Natera, la sanchina Sor Isabel y Ana Gloria de la comunidad de Minas, quienes recordaron momentos de trabajos pastorales y compartir vividos junto a Sor María Ysabel, por los que hoy dan gracias al Señor.

No faltaron los regalos y aplausos de quienes la conocen y aprenden de su espiritualidad, actitud de servicio y entrega a la misión en Cuba, como gratificación para esta mujer de fe que consagró su vida a Cristo y a la Iglesia y que por 25 años ha regalado esperanza en nuestro país.

La Misa presidida por el Arzobispo de Camagüey, Monseñor Wilfredo Pino, también fue un espacio para presentar a Dios la vida del padre Carlos Juan Himeliz y del Obispo de Ciego de Ávila, Monseñor Juan Díaz, que hoy festejan sus 27 y 31 aniversarios de sacerdocio respectivamente.

 

 

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar