Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Hermanos:

El próximo sábado 8 de agosto, se cumplen 10 años del inicio del recorrido de la Virgen Peregrina por toda nuestra Patria. Todos los obispos estábamos en El Cobre y su bendita imagen fue recibida en andas procedente de la parroquia santiaguera de Santo Tomás, donde permanece en custodia para la devoción de los fieles.

Fue un día de fe, de expresiones de amor a nuestra Madre y Patrona, de reencuentro popular de nuestro pueblo con aquella que le había acompañado a lo largo de su historia dándole fortaleza, confianza y esperanza.

En esa peregrinación descubríamos hecho realidad lo que muchas veces decimos: María de la Caridad del Cobre es la que abre los corazones y hogares de los cubanos, ella es la que nos atrae y nos conserva unidos a Dios; ella es la que muestra, de manera singular y privilegiada, a su Hijo Jesús, nuestro único Salvador. Ella, además, sintetiza las mejores aspiraciones y valores del pueblo cubano. Ella se ha ganado entre nosotros,  por derecho propio, el título de símbolo de lo más íntimo del ser cubano.

Verdaderamente fue una mañana hermosa. Por la tarde iniciábamos el recorrido nacional en la ciudad de San Luís; ese primer paso de su recorrido fue un acontecimiento de alegre sorpresa y de íntima gratitud para todos los que participamos. Preludiaba lo que acontecería durante todo el año y medio que duró el recorrido que, como marea de gracia, consuelo y esperanza, inundó a nuestra tierra y a nuestros corazones.

Tengamos presentes agradecidamente ese día y renovemos nuestro compromiso de hacer presente a Cristo en nuestra Patria. Tenemos la seguridad de que María de la Caridad nos acompaña.

 

+ Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar