Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Por Neidys Hernández Avila

Hoy 16 de agosto hace 11 años que sepultamos al P. Jesús del Pino Varela, joven sacerdote camagüeyano que en pocos días hubiera cumplido 30 años.Sirvió durante 8 años como párroco de Nuevitas y después de Guáimaro. Coordinador del Comité de la Conferencia de Obispos católicos de Cuba para la Beatificación del Padre Félix Varela y en la Arquidiócesis responsable de la pastoral de Ecumenismo, colaborador de revistas y de la pastoral de cultura.

Fue ordenado sacerdote junto a los padres Castor Álvarez Devesa e Iván Rodríguez Jevey. Este último escribió sobre el P. Pino lo siguiente: El P. Jesús fue el hombre de estudio, su reino era el mundo de los pensadores y a veces esto lo traicionaba haciéndolo izquierdo en las cosas prácticas de la vida, pero uno agradece que hubiese alguien como él capaz de aclarar cualquier duda aunque no supiera poner un bombillo1.

Y más adelante expresa que el P. Jesús del Pino era para él:…un hombre de una fe profunda y amor transparente a la Iglesia. Una inteligencia superdotada. Un hombre que a los problemas los llamaba por su nombre […] Tenía una autoestima a prueba de balas. Sabía sufrir en silencio. […] No había maldad, ni doble sentido en sus palabras, era un niño grande. Era sacerdote y feliz de serlo, se veía en su amor por los enfermos y niños de su parroquia. Su sentido común estaba echado a perder por completo, esto le jugaba siempre una mala pasada, pero en realidad esto le pasa a todos los genios2.

El P. Castor ha escrito sobre el P. Pino lo siguiente: todavía me parece increíble que Pino no esté con nosotros, metiéndose con todo el mundo, haciéndose sentir cuando llegaba, trayendo la última noticia o realizando cosas extravagantes y logrando así que todos lo extrañemos ahora. […] me decía: quiero que la gente sepa lo que yo sé (refiriéndose a sus estudios). Era un gran misionero en contacto con el mundo. Celoso defensor de la justicia, del bien común de la Patria3.

En la homilía de Mons. Juan García Rodríguez, Arzobispo de Camagüey en ese momento, aconsejó a todos: es necesario que ustedes y yo digamos a los sacerdotes que cuiden su salud, es necesario decirles a los sacerdotes que es preferible dejar de ir un fin de semana a una zona pastoral, y después ir 51 veces más en el año que in una sola vez en contra de su salud y no volver más. Es necesario decirles a los sacerdotes que ellos y yo no sabemos medicina, que no se puede dejar de tomar una pastilla que el médico manda y llegue la noche sin haberla tomado. Es necesario que un sacerdote que tiene una herida no cargue sacos de cemento, es necesario que ustedes y yo insistamos y cuidemos a nuestros sacerdotes. El P. Jesús del Pino con su ardor pastoral, por querer ir a un encuentro de jóvenes, porque él quería ayudar y gastarse todo por ellos, indiscutiblemente dañó su salud. Por eso o porque Dios quiso llevárselo está él en la gloria del cielo, pero esta lección negativa ustedes también que son laicos y nosotros pastores hemos de aprenderla: hay que cuidarse4.

Damos gracias a Dios por el P. Pino y que allí donde esté pida a Dios por todos los miembros de la Iglesia que peregrina en Camagüey y en Cuba. ¡Gracias P. Pino por tu vida y tu servicio!


1 - P. Iván E. Rodríguez Jevey. A la memoria de mi hermano Jesús. Boletín Diocesano. 20 de septiembre de 2009. No. 96. pág 13

2 - Ibid.

3 - P. Castor J. Álvarez Devesa. Dios llama a sus hijos en el mejor momento. Boletín Diocesano. 20 de septiembre de 2009. No. 96. pág 14

4 - Homilía de Mons. Juan en la misa de exequias del P. Jesús del Pino. Boletín Diocesano. 20 de septiembre de 2009. No. 96. pág 9

 

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar