Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Carlos A. Peón Casas

Pio X erigió  la Diócesis de Camagüey el 10 de diciembre de 1912, por la bula QuaeCatholicaeReligioni, e igualmente designo a su primer obispo:Mons. Valentín Zubizarreta y Unamuzaga. Su vida se apagó el 20 de agosto de 1914 yel 14 de febrero de 1923 se inició su causa de beatificación. Pio XII lo canonizó el 30 de mayo de 1954.

Al ser Pio X canonizado, el tercer obispo de la diócesis de Camagüey, Mons. Carlos RiuAnglés, solicita a Roma y obtiene la aprobación de declarar a San Pio X como Copatrono de la diócesis.

El 3 de septiembre de 1955, se celebra en la Catedral de Camagüey la primera misa en honor del Santo Copatrono. En el artículo del semanario de la Acción Católica “Prensa Federada” de esa semana, se informa sobre la concesión de S.S. Pio XII a la diócesis y la descripción de esta solemne ceremonia.

 

Sobre San pío X

Giuseppe fue su nombre de pila. Vino al mundo el 2 de Junio de 1835, en Riese, pequeño pueblo de la provincial de Treviso, cerca de Venecia. Sartofue su apellido, y tuvo la dicha de tener otros ocho hermanos. Su infancia tuvo el signo inevitable de las estrecheces económicas, pero jamás fue óbice par ver cumplido el sueño de ser sacerdote. Con solo quince años entró al Seminario de Padua, donde con tesón, inteligencia y piedad, lograría cumplir su  anhelo, de ser ordenado sacerdote en 1858.

Su apego al estudio lo acompañaría en sus primeros, primero capellán y luego a cargo del Seminario, donde logra dominio profundísimo de la Sagrada Escritura, la Suma Teológica de San Agustín, y el Derecho Canónico. En 1884 es nombrado Obispo, a cargo de la diócesis de Mantua.

A pesar de sus obligaciones obispales, la enseñanza le ocupa mucho tiempo, así como la humilde labor de la catequesis que practica desde el púlpito, y la imparte con profunda reverencia a los niños en las parroquias sin pastor.

León XIII, que, seguía con atención su labor ejemplar, lo nombra Cardenal el 12 de junio 1893, y solo tres días después, Patriarca de Venecia.

Son años difíciles en el panorama político  social, y su gobierno arzobispal se preocupa con celo en denunciar los males sociales, pero igualmente el desprecio y abandono de la fe, y la búsqueda de la autenticidad de la vida cristiana para sacerdotes y laicos. A estos últimos los llama al comprometimiento en la vida pública en busca del bien común, a pesar del creciente sentimiento anticatólico, que lleva hasta retirar el crucifijo de las escuelas.

Electo Papa en 1903, toma por lema la frase: Devolver todas las cosas aDios. Todo su pontificado estaría  en función de ello, abarcando  su ingente dedicación a todos los campos de la vida de la Iglesia. Igualmente hizo valer su celo apostólico en lo concerniente a no subordinar la fe a los dictados del mundo como proponían los adeptos del modernismo, quienes pretendían, según sus sabias palabras “predicar una caridad sin fe... la cual abre a todos el camino de la ruina eterna”.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar