Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Neidys Hernández Avila

 

Canto inicial.

 

Señal de la Cruz.   

Oración para todos los días.

Virgen de la Caridad del Cobre, Madre de Dios y Madre nuestra; ¡te veneramos con especial cariño y amor, y te damos gracias por acompañar la fe de nuestro pueblo! Maestra de virtud, que aprendamos de ti a obrar siempre el bien, para que nuestras familias vivan en paz y armonía, las nuevas generaciones se comprometan con nobleza en la revolución de nuestra patria y así Cuba pueda vislumbrar un futuro mejor. Enséñanos a amar a Jesús como tú, para que seamos testigos de ese amor en medio de los que más sufren. Ante la prueba, Madre, ¡que no perdamos la esperanza! Amén.

Mirada a la realidad.

–Que cada uno tenga lo suyo y pueda emprender sin tanta traba. ¿Por qué no acabamos de hablar de la propiedad privada? ¿Por qué nos bloquean de ese modo? Así no puedo almorzar, Alicia.

–Antonio, por favor, deja de coger esos insultos que te va a dar una cosa, le ruega su esposa con la mesa preparada.

–Es que cada vez que veo esto me siento impotente; me molesta ver tanta injusticia. ¿Quiénes son los responsables de que no tengamos qué comer? No son los particulares que tienen sus negocios. Es que aquí todo se resuelve por la izquierda, ¿tú no te das cuenta? Y todo porque por el camino legal dime qué te encuentras.

–Ay viejo, te va a dar un infarto, deja eso. Lo que tienes que hacer es no ver tanto el Noticiero que te vas a enfermar o nos vas a meter en un problema.

–Mi vida, ya estamos en problemas y no hablar y defender la justicia es una buena parte del problema. Hemos estado callados por miedo desde hace tiempo. Pero si queremos construir de verdad un país, debemos escucharnos todos y aprender a convivir todos, pensemos igual o no.

–Me parece bien pero ¡tú te das cuenta de que podemos perder mucho!

–Alicia, ya hemos perdido mucho, nuestros hijos se fueron. Tú has podido ver a los nietos porque has ido allá pero yo no. Han crecido sin poderlos ver crecer. Y ellos se han perdido el amor de los abuelos. Económicamente no estamos mal, pero estamos viejos, mujer, y solos. Y no hemos visto otra cosa.Amor mío, que al menos no nos roben la libertad de pensar, hablar y actuar de acuerdo a nuestra conciencia. Que esas libertades no nos las dejemos arrebatar.

¿Te dice algo esta escena de la vida cotidiana? ¿Eres justo en tus comentarios y acciones? ¿Eres consciente que Dios te llama a evangelizar tu realidad social? ¿Has descubierto cómo hacerlo? ¿Qué significa para ti ser justo?

Iluminación Bíblica:     

 

Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia como había anunciado a nuestros padres  en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.» María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

Reflexión:

El cántico del Magnificat, proclamado por María de Nazaret, es una expresión poética y sintética de la misión del profeta, la alabanza a Dios nuestro Padre y Creador y el sentido pleno de la justicia que viene de Dios.

Desde el día de nuestro bautismo, hemos recibido la misión de ser profetas en medio de nuestro mundo. Pero, ¿qué significa esto? ¿Qué es ser profeta? ¿Qué hace, qué dice, cómo vive un profeta?

En la Biblia, en el Antiguo Testamento se nos describe quienes eran los profetas. Eran personas llamadas por Dios, que conocían la realidad del país y también el proyecto de Dios. Con la luz de la razón y de la fe, ellos interpretaban el momento presente con miras al futuro. Con su testimonio de vida, con la palabra y con gestos y señales buscaban alertar la conciencia del pueblo, provocar la conversión del corazón y el cambio social.

El profeta de hoy, es decir, tú, bautizado, tiene esta misma misión: el anuncio, la renuncia y la denuncia.

¿Qué debemos anunciar? El mensaje de Jesucristo, porque hemos sido llamados por Él. Hablar de sus enseñanzas, de su amor hacia la humanidad y la invitación que nos hace a cambiar lo malo que hay en nuestra vida y a seguirle, no solo de palabra, también con el testimonio.

¿A qué debemos renunciar? A hacer siempre lo que yo quiero, lo que más me conviene a mí y a los míos, sin pensar en el bien de los demás, escudado en una falsa libertad.

¿Qué debemos denunciar? Todo lo que impide que el Reino de Dios se vaya haciendo verdad en nuestra historia, todo lo que pretenda engañar a nuestropueblo haciéndole creer que la verdadera libertad es distinta que la libertad que Dios nos propone, todo lo que va contra la fraternidad, todo lo que constituye una injusticia.

Para realizar esta gran misión, para tener una voz profética ante la injusticia, es importante estar íntimamente ligados a Dios en la oración, conocer nuestra realidad, sentirnos parte de ella para entender y colaborar en el proyecto de Dios, que desde la creación quiere un mundo de hermanos y hermanas donde todos podamos vivir dignamente, en justicia, en igualdad, en paz y en libertad. Esto implica también un despojarse del miedo y asumir el sacrificio como realidad ineludible en este camino, el mismo que recorrió Jesús por amor.

Canto intermedio

 

Decena del Rosario

En este momento piensa en silencio aquella gracia que quieres pedir a Dios por intercesión de la Virgen de la Caridad durante esta novena (Breve silencio). Ofrecemos esta decena del rosario por aquellas personas que son perseguidas y encarceladas por defender la justicia social y para que el Señor nos haga valientes y audaces.

Compromiso personal

¿A qué me comprometo a vivir en este día? Pienso en algo concreto que pueda hacer para manifestar el amor y la fe en el Señor.

Bendición

El Señor Todopoderoso, nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

Canto final

Gesto comunitario

En este momento vamos a ofrecer los dones que cada uno ha traído para compartir con una familia necesitada.

 

Comentarios   

Lorenzo Ferrer
0 #1 Sr.Lorenzo Ferrer 02-09-2020 13:07
Profunda meditaciòn, nos debe motivar a actuar siguiendo nuestra conciencia. Oremos juntos, actuemos juntos!
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar