Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Iglesia de la Caridad. Camagüey. Cuba. Plaza de la Caridad

En una linda sabana/Del Camaguey en la orilla/Se alza triste una Capilla/Y un hospital en redor// Besa el Tínima sus muros/ Y en su curso cristalino/Vierte el pobre lazarino/Lagrimas, ay, de dolor.

José Ramón Betancourt. Los dos Puentes

 

Por  Carlos. A Peón Casas.

El otrora Puerto Príncipe, supo venerar a nuestra Patrona, la Virgen de la Caridad del Cobre  y los Remedios, con ermita y todo incluido desde mediados del siglo XVIII.

Incluso cuando se abrió al culto aquel lugar sagrado, ubicado entonces en las mismas afueras del villorrio, en su porción suroriental, se tuvo la insólita  presencia por entonces de una orquestica de cámara,  venida de la vecina Santiago de Cuba, y según los cronistas,  era la primera vez que se escuchaba música clásica en estos predios.

El tiempo pasó y pasó un águila sobre el mar…Y surgió la Feria alusiva a la celebración que acaecía cada 8 de septiembre, días previos y subsiguientes con la algarada de una fiesta celebrativa en los ámbitos de la fe y lo mundano; los vecinos  de la barriada que llevaba el nombre de nuestra patrona: La Caridad, adornando sus casas a lo largo del camino de peregrinaje, y fomentando fiestas y bailes nocturnos como los que se describen desde la ficción, pero con  clarísimo sustento en la realidad epocal en la conocida novela Una Feria de la Caridad en 183… del ilustre autor nativo de la villa, Don Ramón de Betancourt[1], nacido de su pluma en 1841 como un Cuento Camagüeyano.

Ya entrado el siglo veinte, la celebración tuvo su continuidad, hasta un buen día…. no es necesario dar más detalles de su triste clausura,  que los lectores de estas páginas conocen al dedillo todo el intríngulis, por cierto nada novelesco….

Y hasta el sol de hoy, lo que les queda a los habitantes del antiguo villorrio, devotos además de la Madre de Dios en la advocación de la Virgen de la Caridad del Cobre, nuestra Patrona, es acercarse a su casa, peregrinando, desde  todos los ángulos posibles de la ciudad ya bien crecida, con flores amarillas, girasoles y lo que se les parezca y velas del mismo color, para ofrendarlas en el templo donde se venera la imagen desde los lejanos tiempos fundacionales.

Es cierto que la antigua procesión con la imagen bendita de la Virgen morena, ha sido restituida de unos años a esta parte; pero no la Feria, y quizás esa sea una asignatura pendiente para la actual ciudad camagüeyana, tan dada a sus apegos y a sus memorias más ancestrales. Ojalá y algún día no lejano sea, otra vez, una realidad.

1950s Santuario de La Caridad del Cobre Photo | Cuba photos, Cuba history, Cuba



[1] En carta a  Emilio Peyrellade, el autor recordaba en 1858, en ocasión de la reimpresión de su obra, el motivo que lo animó a su escritura: “Mi objeto fue recordar una época (…) describir (…), pintar ese elemento bueno y civilizador abriéndose paso entre la sencillez de nuestras costumbres, luchando con la ignorancia, con la envidia y con el vicio (…) escribir en fin un cuadro camagüeyano que pudiese leer sin rubor nuestra virgen más pura (…)

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar