Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Manelyn Morales Lazo

¿Por qué era una necesidad en Cuba?

En diferentes momentos de la historia de la humanidad, y hoy en particular, aparece en muchas partes del mundo la necesidad y el deseo masivamente expresado de vivir en pareja, tener una pareja o tener algún tipo de relación conyugal.

Por otro lado y en comparación con épocas anteriores, pareciera que la forma de concebir la vida de pareja ha cambiado significativamente, sobre todo en el mundo occidental. La cultura sobre la vida de pareja evoluciona y cambia. Los programas para darle mantenimiento a la vida de pareja atendiendo, sobre todo, su nivel de satisfacción marital, van en aumento en todo el mundo y claramente no queríamos que Cuba, a pesar de las difíciles condiciones económicas y sociales, se quedara detrás en este sentido.

Por lo tanto, surge eldeseo de ofrecer también en nuestro país una atención esmerada a la vida de la familia y de la pareja, con el objetivo de dar mantenimiento a esa experiencia de vida familiar y conyugal. De este modo nace el Programa de Vida en Pareja (VEP).

Un poco de su historia.

VEP es un proyecto que se gesta desde el año 2009. Monseñor  Arturo González Amadoren ese momento Presidente de la  Comisión Nacional de Pastoral Familiar de la Conferencia de Obispos, reúne en su despacho de Santa Clara al Diácono Juan Carlos Urquijo y a su esposa María del Carmen Sarmiento – en ese momento Secretarios Ejecutivos de la citada comisión, juntamente   con el sociólogo y psicólogo español Ignacio Marquínez, para organizar un Programa de difusión de Cursos-Talleres de Vida de Pareja a lo largo de toda el País. Esa tarea se le encomienda a Ignacio Marquínez.

Después de más de treinta Talleres impartidos por este sicólogo se ve la conveniencia de que, en adelante, esos Talleres fueran impartidos por las parejas que ya los habían recibido y a quienes les acompañara también una experiencia y un ejercicio de pastoral familiar en sus respectivas diócesis y parroquias. Pasando Ignacio Marquínez a desempeñar una nueva tarea que consistía en ofrecer un Programa de Entrenamiento en Psicoterapia y Acompañamiento de Parejas para aquellas personas que habían pasado a ofrecer los Talleres de Vida de Pareja como mencionamos antes. Este Programa reúne las características de un Diplomado de más de 300 horas de duración.

 Después de Monseñor Arturop tomó la Presidencia de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar Monseñor Juan García quien primero desde Camagüey y luego desde La Habana siguió impulsando decididamente el Programa y, actualmente, ese mismo apoyo de sus antecesores en el cargo lo ha refrendado Monseñor Wilfredo Pino Estévez como nuevo Presidente de la Comisión. Así lo ha hecho sentir desde los primeros contactos con las personas que organizan y gestionan todo el trabajo con Parejas al que nos venimos refiriendo.

A lo largo de los nueve años que cubre esta información, primero dirigió y organizó el Programa el matrimonio Juan Carlos Urquijo y María del Carmen Sarmiento como Secretarios Ejecutivos de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar. A este matrimonio les sucedieron los actuales Secretarios Ejecutivos Juana María Salgueiro Diez y Luis María RigauBacallao. Como una actividad específica, dependiente de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar, en 2016 Monseñor Juan García encarga al matrimonio Lina Pardías y Carlos Amador la programación y logística de los Cursos de Entrenamiento en Psicoterapia y Acompañamiento antes mencionados.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar