Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Ya con Cristóbal Colón llegaron frailes franciscanos y dominicos a evangelizar en Las Indias. Los franciscanos comenzaron a realizar obras de beneficio social aún antes de que comenzaran a erigirse las siete villas, principalmente en defensa de la población india.

En dos siglos a partir de 1531 los franciscanos levantaron siete Conventos y 3 Hospicios en Cuba, específicamente en Camagüey el de Santa Ana en dos etapas, 1599 y la fundación definitiva en 1735.

 

Durante toda la historia colonial de Cuba estuvo presente la tradición franciscana de prodigar el bien a los necesitados de todas las formas posibles, y se puede constatar que numerosos frailes trabajaron tanto en las escuelas como en los asilos y hospitales de la misma forma que sus ermitas, iglesias y conventos fueron siempre centros de amparo a donde iban el hambriento, el enfermo o el peregrino, de la misma forma que los padres llevaban a sus hijos para que los franciscanos los instruyeran.

No se puede hablar de la obra social de los Hijos de San Francisco en la Isla de Cuba, ni se puede escribir la historia de la legendaria ciudad de Camagüey, sin hablar de ese franciscano incansable, de inmenso corazón y coraje a toda prueba, que fue Fray José de la Cruz Espí, a quien el pueblo llamaba, por su origen, el Padre Valencia.

Llega a Camagüey en 1813. El espectáculo de los leprosos que deambulan por la ciudad a expensas de la caridad pública lo conmueve tanto, que decide levantar un Hospital, que se llamará Hospital de San Lázaro, para albergarlos, y empezó a recoger limosna de puerta en puerta para llevar a cabo la construcción. Para favorecer a las mujeres enfermas y necesitadas, comenzó a levantar un Hospital para Mujeres que contaba con 70 camas desde el 11 de noviembre de 1823, y su ejemplo arrastró nuevamente a todo el pueblo camagüeyano en el empeño.Al mismo tiempo, trabajaba en la construcción de una nueva Iglesia puesta bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, con su convento al lado. También construyó un tejar;dos norias para mejorar el abastecimiento de agua;trabajó en la construcción de un Convento de Madres Ursulinas; en la Hospedería de San Roque, en terrenos anexos al Hospital de San Lázaro para los peregrinos que iban al Santuario del Cobre; construyó un puente sobre el arroyo de las Jatas que actualmente se transita por él. Tras su muerte deja una estela de santidad y veneración de todo el pueblo. Actualmente hay una calle que lleva su nombre, lugar por donde caminaba diariamente desde el Hospital de San Lázaro hasta el Convento de los franciscanos, para los oficios.

Luego, en la etapa republicana, los franciscanos fundan el colegio "Madre Mazzarello",ubicado en la Plaza del Carmen, que luego en el siglo XX pasaran a administrar las Hermanas Salesianas y estaba destinado a la enseñanza de las niñas pobres de Camagüey.

La labor de los franciscanos en la Parroquia de Guáimaro fue notable.

Damos gracias a Dios por la labor social de los franciscanos en nuestra tierra, que tanto bien hizo y que sigue dando buenos frutos a pesar de los años.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar