Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Elena Kowalska (1905-1938) fue una religiosa polaca de la orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Misericordia. El 22 de febrero de 1931 tuvo una visión de Jesús en el pueblo de Plock, Polonia. Sor Faustina relata en su diario lo que Nuestro Señor le dijo de esta manera:

"Pinte una imagen de acuerdo a esta visión, con las palabras 'Jesús, en Vos confío' Yo deseo que esta imagen sea venerada, primero en tu capilla y luego en el mundo entero. Yo prometo que, el alma que venere esta imagen, no perecerá. También prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, especialmente a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé con mi propia Gloria".

 

"Los dos rayos indican Agua y Sangre. El rayo pálido significa el Agua que hace las almas justas. El rayo rojo significa la Sangre que es la vida de las almas. Estos dos rayos salieron de las profundidades de Mi tierna Misericordia, cuando Mi corazón agonizado fue abierto por la lanza en la Cruz".

A partir de 1931, Faustina, tuvo una serie de revelaciones de Jesús. Todas ellas las escribió en su diario de más de 600 páginas. Durante casi 20 años, estuvo prohibida la devoción a la Divina Misericordia. Desde el 15 de abril de 1978, la Santa Sede permitió la práctica de esta devoción y su Apostolado ha crecido desde entonces por todo el mundo.

En Camagüey están presentes las Hermanas de la Divina Misericordia desde el año 2015 y han realizado varios servicios, podemos mencionar algunos: catequistas, misioneras, visitadoras del reclusorio de mujeres, sacristana y desde hace dos años animan espiritualmente el Proyecto Esperanza.

Este proyecto nace como una iniciativa al visitar el Hospital de Maternidad y comprobar cuántas mujeres asisten allí a practicar el aborto e interrumpir su embarazo. Iniciaron llevando plegables, conversando con las mujeres en la cola para la consulta y el ingreso para el aborto; luego las que decidían tener sus hijos son visitadas y ayudadas espiritual y materialmente, con donaciones de los miembros de las comunidades.

Así, hasta la fecha, han salvado más de 150 niños de ser abortados y asesinados por sus madres. Muchas de estas familias se mantienen en contacto con los miembros del Proyecto Esperanza, han bautizado a sus hijos y son visitados con frecuencia. Es una obra maravillosa.

Desde el día 23 de septiembre al 1 de noviembre están animando un llamado a la oración de un movimiento pro-vida de la Iglesia Católica, llamado #TodosSomosNecesarios #40DíasPorLaVida. Todos los días, durante dos horas, en la capilla del Santísimo de la iglesia de La Merced, rezan un Rosario, oran y cantan por el fin de aborto en el mundo y es primera vez que Cuba se une a esta iniciativa.

Gracias Hermanas por tan bella obra al servicio de la Iglesia que peregrina en Camagüey, legado de Santa Faustina.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar