Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

1) Motivación: Comenzamos esta lectura haciendo silencio exterior e interiormente.

 

Creamos la actitud interior de “escuchar a Dios”.

2) Lectura del texto: Mateo 22, 1-14. Leemos muy despacio, atentos a este texto.

3) Comentario:

El contexto del Evangelio de hoy es el de un banquete de bodas, expresión suprema de fiesta y de

gozo, y es un banquete al que todos somos invitados. Es una metáfora hermosa que se refiere a la salvación.

Cristo viene a salvarnos del pecado, a salvarnos del mal. Ciertamente, esa salvación” incluye la

salvación eterna del Malo, pero es también una salvación que se nos propone día a día.

Todos nosotros, por ejemplo, hemos experimentado la ira, que cuando aparece, no puede evitarse.

Pero ante la ira tenemos dos opciones: o nos dejamos llevar por ella, y agredimos, atacamos, dañamos al

otro; o la gestionamos, la drenamos sin agredir, y elegimos no actuar de modo violento. Dejarse llevar por la

ira es convertirse en su esclavo, no hacerlo es libertad, es salvación.

Y aquí podemos añadir una larga lista de luchas entre la esclavitud y la libertad que salva: envidias,

celos, perezas, miedos, desesperanzas, rencores, sexualidad, deseos de infidelidad, uso del dinero, uso de la

lengua, uso de la tecnología

Una vida realizada, una vida que ha encontrado su sentido, es una vida que busca la libertad, que

lucha por salvarse de las esclavitudes del mal. Y el resultado de esa salvación es precisamente la libertad

para el bien, para vivir siendo bendición. A eso vino Cristo, a indicarnos el camino que nos libra de la

esclavitud y nos da vida. Dios nos invita al banquete de la vida, del gozo que nace de elegir lo que nos hace

libres.

Lo interesante es que no siempre queremos ser salvados, porque la libertad cuesta e incluso duele. En

la parábola, los invitados a la boda estaban aprisionados por sus compromisos materiales y sociales. Asistir a

la boda significaba perder cosas que les interesaban, aunque fueran menos importantes que el banquete del

hijo del rey.

Muchas veces nos preguntamos a nosotros mismos por qué no somos mejores cristianos, o más

entregados, o más generosos, o más castos, y tal vez la respuesta es que no lo somos porque el ser como

somos nos da ganancias secundarias, cosas menores que no queremos perder.

Todo lo que un ser humano conserva, lo hacer porque le reporta algún beneficio, real o imaginario. Si

me encierro en el rencor y el resentimiento contra alguien, la primera pregunta que tengo que hacerme es:

¿qué me da permanecer en esta actitud? ¿Por qué me conviene permanecer encerrado en mi resentimiento?

Algo me da, y algo que no quiero dejar de tener.

El joven rico se aferra a sus bienes, Zaqueo se desprende; el fariseo se aferra a su imagen de hombre

perfecto, el publicano se despoja de su orgullo; Marta se concentra en ser la anfitriona perfecta que tiene a

todo el mundo contento con el servicio, María se concentra en escuchar al Señor; Pilatos condena a Jesús

por miedo a que los judíos lo acusen ante el César, la Virgen dice: “Yo soy la esclava del Señor. Todos

eligen lo que más les importa.

Las palmeras crecen en la medida en que sus hojas grandes y hermosas se desprenden y se caen.

Imaginemos que esto les duela. Sólo pueden crecer si asumen el dolor y renuncian a sus hojas.

En la parábola, el rey expulsa a un hombre que no iba vestido con traje de fiesta, es decir, que no

estaba en sintonía con la fiesta, porque la invitación a la salvación no funciona sin una actitud de acogida a

esa invitación. En frase de San Agustín: El Dios que te creó sin ti, no te salvará sin ti.

4) Aplicación a nuestra vida.

Una monja estaba una vez con un grupo de niños y les preguntó:

- ¿Quién quiere ser amigo de Jesús?

Todos levantaron la mano menos uno. La monja le dijo:

- ¿Tú no quieres ser amigo de Jesús?

A lo que el niño respondió:

- No, porque si me hago amigo de Jesús voy a tener que cambiar.

1.- Siendo muy sincero contigo mismo, ¿en qué actitudes de tu vida presente preferirías no ser salvado,

es decir, no tener que cambiar, aunque el cambio suponga vivir mejor el Evangelio?

2.- ¿A qué cosas, personas, proyectos sientes hoy que estás aferrado? ¿De qué te sirve aferrarte a

ellos, qué ganancias te da?

3.- ¿En qué sientes que hoy eres más fiel a la propuesta de vida de Jesucristo que hace unos años?

 

5) Conclusión.

Según seamos más o menos libres para Dios, seremos más o menos dadores de vida. En familia,

decidirán hacer algo juntos esta semana que  vida a la familia.

 

Luego, rezarán juntos un Padre Nuestro y un Ave María.

Al finalizar, harán la señal de la cruz mientras uno, en nombre de todos, dice: “Que nos bendiga Dios

Todopoderoso, Padre, Hijo, y Espíritu Santo”. Amén.

 

Los dos halcones.

 

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que

los entrenara. Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba

perfectamente educado, pero que al otro no sabía qué le sucedía, no se había movido de la rama desde el día

de su llegada al palacio, hasta tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie puedo hacer volar al ave.

Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil. Publicó

por fin un anuncio entre sus súbditos prometiendo premiar al que encontrara una solución y, a la mañana

siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines.

“Tráiganme al autor de este milagro”, dijo. Enseguida le presentaron a un campesino.

“¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?”. Entre feliz e intimidado, el

hombrecillo sólo explicó: “No fue difícil, su Alteza, sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta que tenía alas

y se lanzó a volar”.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar