Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Este Santo fue Arzobispo de Cuba, radicó en Santiago de Cuba, y fundador de la Comunidad de Misioneros del Corazón de María, hoy llamados Misioneros Claretianos, y a las Misioneras Claretianas.

Sacerdote español que dedicó su vida a predicar  la palabra de Dios siempre a pie, sin aceptar dinero ni regalos por su ministerio. Además publicó devocionarios; pequeños opósculos dirigidos a sacerdotes, religiosas, niños, jóvenes, casados, padres de familias, etc.

El 16 de julio de 1849 funda la congregación de los Misioneros Claretianos, comenzado con solo cinco sacerdotes. A los pocos días, el 11 de agosto, le comunican su nombramiento como Arzobispo de Cuba. a pesar de su resistencia y sus objeciones, aceptó el cargo por obediencia y fue consagrado en Vic el 6 de octubre de 1850..

La situación en la isla de Cuba es deplorable: explotación y esclavitud, inmoralidad pública, inseguridad familiar, desafecto a la iglesia y sobre todo progresiva descristianización. En cuanto llega, comprende que es necesario iniciar un trabajo de renovación a la vida cristiana y promueve campañas misioneras, en las que participa él mismo, para llevar la Palabra de Dios a todos los poblados. Dio a su ministerio episcopal una interpretación misionera. En seis años recorrió tres veces toda su Diócesis.

Se preocupó de la renovación espiritual y pastoral del Clero y la fundación de comunidades religiosas. Para la educación de la juventud y el cuidado de instituciones asistenciales logró que los Escolapios, los Jesuitas y las Hijas de la Caridad establecieran comunidades en Cuba. El 27 de agosto de 1855 funda las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas.

Luchó contra la esclavitud. Creó una granja-escuela para niños pobres, fundó Bibliotecas Populares y Cajas de Ahorro con carácter social. Tanta y tan diversas actividades le costaron calumnias, enfrentamientos, persecuciones y atentados; como el sufrido en Holguín el 1 de febrero de 1856 que casi le cuesta la vida, aunque lo hace derramar su sangre por Cristo.

En 1987 la reina Isabel II lo elige como su confesor y se ve obligado a trasladarse a Madrid.

La huella dejada por este Santo en la región más oriental de Cuba aún persiste.

Muere a los 63 años el 24 de octubre de 1870. Es beatificado por Pío XI el 25 de febrero de 1934 y canonizado por Pío XII el 7 de mayo de 1950.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar