Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Pastoral Juvenil Camagüey.

Dios busca atraer nuestra atención con las cosas que nos gustan. Tiene maneras muy originales de llamar a cada uno , ya sea a través de la música, de un milagro o del deporte como fue el caso de Dariel Hernández, joven misionero, fundador de Misión País Cuba y del proyecto Arde y quien por varios años fue el animador de la Pastoral Juvenil Diocesana en Camagüey. Hoy nos comparte su testimonio de conversión.

"Recuerdo como si fuera hoy la primera vez que puse mis pies conscientemente y por mi propia voluntad en una Iglesia. Fue gracias a que el P. Bladimir me invitara a mí y a unos amigos a participar del grupo de jóvenes y asistir a los juegos vicariales.


Me sentí totalmente fuera de lugar, nunca me imaginé que después de ese día estaría aun hasta hoy. Poco a poco los temas del grupo de jóvenes me interesaron más, me hacían cuestionarme mi manera de vivir y eso me cautivaba.


Fue entonces cuando ya sin darme cuenta era parte de aquel grupo.
Llegó Semana Santa y me piden que hiciera de Jesús en la obra de la Pasión, acepté el papel porque cuando leí mi personaje, a mi entender no hablaba mucho, así que no tenía de qué preocuparme. Jamás me imaginé lo que me venía encima.

Comencé a partir de allí a conocer a ese Jesús, a quién habían crucificado por el simple hecho de hacer el bien, y de ayudar a los demás, aún recuerdo la sensación de desprecio que sentí hacia mí, incluso actuando. ¿Quién era este hombre y por qué hizo lo que hizo?

Comienzo a buscar respuesta a esta pregunta y me apunto en un catecumenado juvenil, disfruté mucho de los temas y aprendí cantidad de este Dios y Hombre, Jesús. Fue un momento muy especial el día de mi comunión, no entendí la magnitud y la grandeza de aquel momento, pero mi corazón y mi mente ardían como el fuego.

Luego me ponen al frente del grupo de jóvenes, y comienzo a tener más seriamente dirección espiritual con el P. Bladimir. Después entré a la Pastoral Juvenil, a y más tarde al seminario.


Descubrí entonces a Jesús en mis amigos, en los pobres, en la oración, en los enfermos, en mi familia y en cada cosa que vivía. No puedo decir exactamente cuando me convertí, cuando dejé entrar a Jesús a mi vida pero lo que sé es que sucedió aun si darme cuenta. De hecho si tengo que escoger un día, escojo el día que entré por primera vez en la iglesia".

#jovenescristianos

#iglesiacatolica

#Jesucristo

#Camagüey

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar