Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Neidys Hernández Avila

Los cristianos celebramos el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre y es por eso que la noche del 24, el día anterior, es Nochebuena.

Antes de 1959 en Cuba se celebraba en cada hogar, en cada familia, con una cena donde se compartía con bebidas, dulces y turrones; después celebraban la Eucaristía a media noche. Luego pasó a ser un día normal, incluso de trabajo diario y esta fiesta perdió su valor religioso y tradicional. A pesar de la prohibición impuesta por el gobierno revolucionario, muchas familias siguieron esta festividad. Al pasar de los años y con el levantamiento de algunas restricciones, poco a poco se ha ido rescatando esta fiesta tan importante en la Tradición cristiana.

Este año 2020, aunque estamos inmersos en una grave crisis económica, política, social y la pandemia del Covid-19 sigue amenazando nuestras vidas, la Iglesia se levanta en oración, llena de Fe y Esperanza por la llegada del Salvador de toda la humanidad.

En el Mensaje de Navidad de los obispos de Cuba, nos dicen:

«Como pastores miramos a un pueblo cansado y agobiado, y sintiéndonos parte de él, invitamos a todos los cubanos a dirigirnos a Jesús, el Hijo de Dios que se hace hombre, para que podamos encontrar el alivio y el consuelo, la paz y la esperanza que tanto necesitamos. “Esta invitación a la esperanza, parte de nuestra fe cristiana, de la buena voluntad y de la necesidad y el deber de buscar entre los cubanos un futuro mejor para todos”[1]

¡Feliz Navidad!

 



[1]Mensaje de los Obispos cubanos “La Esperanza no defrauda”, nn. 1

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar