Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

La liturgia de la Iglesia sitúa la celebración de la memoria de este santo justo después de la Navidad. También es llamado “protomártir” porque fue el primero en morir por causa de la fe en Cristo Jesús.

San Esteban era uno de los hombres de confianza de los Apóstoles; predicaba a Jesús con valentía y entre los judíos esto provocó desconcierto. Por ello es llevado al Sanedrín para acusarlo, con falsos testigos. Sin embargo, el Santo no se atemorizó y pronunció hermosas palabras, que se recogen en el libro de los hechos de los Apóstoles, el capítulo 7, exhortando a los judíos a rectificar y reprendiéndolos por haber crucificado al Salvador y no haberlo reconocido.

San Esteban fue arrastrado fuera de la ciudad y muere apedreado.

Los que lo apedrearon dejaron sus vestidos junto a un joven llamado Saulo y que aprobara este delito. Este joven después se convertiría en San Pablo, quien de perseguidor se transforma en perseguido, en predicador y evangelizador.

Mientras apedreaban a San Esteban, decía: “Señor Jesús, recibe mi espíritu” y antes de morir gritó: “Señor, no les tengas en cuesta este pecado”. Los cristianos se llevaron su cuerpo y le dieron sepultura.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar