Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Imagen tomada de ACIPrensa

Al día siguiente en que la Iglesia celebra la conversión de San pablo, celebramos a los Santos Timoteo y Tito. Ambos discípulos y colaboradores del Apóstol misionero. Fueron nombrados por él obispos de Éfeso y Creta, respectivamente. Entre los libros del nuevo testamento se incluyen dos epístolas dirigidas por San Pablo a Timoteo y otra a Tito, que se suelen denominar “cartas pastorales”. 

 

San Timoteo fue discípulo amado de San Pablo, desde joven se entregó al estudio de la Sagrada Escritura, y cuando San Pablo se hallaba predicando de la región de Licaonia, los cristianos le hicieron tales alabanzas de Timoteo que Pablo lo tomó como apóstol para remplazar a Bernabé. San Pablo le confió la predicación a los cristianos de Tesalónica, quienes sufrían una cruel persecución. Fue elegido obispo, según parece por especial inspiración del Espíritu Santo y cuando Pablo regresó de Roma, dejó a Timoteo al frente de la Iglesia de Éfeso para acabar con los falsos maestros y ordenar sacerdotes y diáconos. Murió apedreado y apaleado en la fiesta llamada Katagogia por los paganos al manifestar su oposición a sus ceremonias.

San Tito aparece en las cartas de San Pablo, a quien acompañó al Concilio de Jerusalén. Después del cautiverio de Roma, Pablo, de paso por Creta, dejó ahí a Tito con la misión de organizar la primera comunidad cristiana. Aquí recibió la carta de Pablo. Es un documento muy importante, porque nos informa sobre la vida interna de la Iglesia apostólica. Después Tito fue a Roma donde su Maestro, que lo mandó probablemente a evangelizar a Dalmacia, en donde todavía hoy está muy difundido su culto. Una antigua tradición, históricamente no confirmada, dice que Tito murió en Creta, de edad muy avanzada.

El Papa Emérito Benedicto XVI, en 2006 expresó que estos Santos “nos enseñan a servir al Evangelio con generosidad, sabiendo que esto implica también un servicio a la misma Iglesia”. También dijo que “la Iglesia necesita son evangelizadores disponibles y generosos”.

Por su parte, el Papa Francisco en el año 2015 dijo que estos Santos: “la fe de ellos es una fe noble, sin hipocresía, verdadera”.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar