Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Imagen tomada de ACIPrensa

Hoy la Iglesia nos recuerda que “polvo eres y en polvo te convertirás” o “conviértete y cree en el evangelio”. Ambas frases significan que los bienes terrenos son pasajeros y que debemos luchar por alcanzar los del Cielo.

 

Con este día comienza la Cuaresma, tiempo litúrgico de limosna, oración y ayuno; de preparación a la Semana Santa, que es el gran acontecimiento de todo cristiano; de encausar nuestra vida hacia Dios.

La limosna es la caridad al prójimo, la oración nos une y conecta con Dios, y el ayuno nos hace mirarnos a nosotros mismos. Estas tres realidades nos hacen regresar a lo esencial. Según vivamos nuestra Cuaresma, así será nuestra Semana Santa.

La Cuaresma es también un tiempo para el perdón y la reconciliación.

Este año, en medio de la pandemia del Covid-19, la ceniza no será colocada en nuestra frente haciendo una cruz, sino que será derramada en nuestras cabezas y tampoco podremos participar de la Santa Misa, pero sí podemos ir al templo más cercano a que nos la impongan. Seguramente esta Semana Santa también será diferente, pero si Jesús el Hijo de Dios y de María, muere y resucita al tercer día en nuestros corazones, estaremos viviendo una muy buena Pascua.

Preparemos el camino al Señor porque ¡el reino de Dios está cerca!

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar