Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

La Cruz Peregrina del Quinto Centenario de la Evangelización llega a Camagüey

La Cruz Peregrina del Quinto Centenario de la Evangelización recorre toda Cuba, cada una de las parroquias, comunidades y capillas a modo de preparación por los 500 años del descubrimiento de América.

 

En este día, 4 de marzo de 1989, llega a la ciudad de Camagüey procedente de las iglesias de la zona oeste, por las que ya había pasado, y lo que actualmente es la diócesis avileña que en este momento pertenecía a Camagüey.

Durante su recorrido por la ciudad está varios días en las iglesias de Catedral, Santa Ana, San José, La Caridad, La Merced, El Cristo y La Soledad, hasta el 11 de junio. Es interesante lo que resulta de esta peregrinación en los momentos difíciles de la Iglesia en Cuba, pues los comentarios así lo muestran:

  • es asombrosa la cantidad de preguntas que hace la gente y el interés con que atienden las respuestas.
  • la participación litúrgica fue maravillosa.
  • llamó la atención el silencio, el respeto, el orden, la devoción de personas que nunca habían puesto un pie en la iglesia, la mayoría nacida después de 1970.
  • las religiosas son muy valiosas, después que se van la gente siguen preguntando por ellas. Su presencia es indispensable.
  • hay mucha gente que cree y no sabe en qué.
  • aunque hiciera frio o lloviera, la gente venía.
  • ha sido una verdadera misión.
  • durante el Vía Crucis hasta los jóvenes que entraron de la calle cargaron la Cruz.
  • muy buena la celebración de los enfermos, ancianos e impedidos.
  • la visita de la Cruz deja muchos caminos abiertos a la pastoral.
  • la gente se sentía emocionada y se logró un clima de júbilo y fervor.
  • se han fortalecidos los grupos parroquiales que ya existían.
  • hubo una misión antes que llegara la Cruz, donde se demostró que los laicos son una gran fuerza para la Iglesia.

Es asombroso cómo estos comentarios están vigentes, salvando las diferencias.

Las estadísticas recogen 127,885 personas que asistieron en toda la Diócesis, entre hombres, mujeres, jóvenes y niños, y que en total 9,949 personas recibieron la comunión.

No hay dudas de que este recorrido fue un despertar de la fe en todos los pueblos, repartos y bateyes de esta extensa diócesis. La Iglesia que algún momento estuvo llamada a la extinción, fue capaz de ir renaciendo de las cenizas como el ave fénix. Con estos esperanzadores sucesos y después la visita del Papa San Juan Pablo II en 1998, la Iglesia fundada por Jesucristo experimentó la alegría de la Resurrección.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar