Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Con este título quisimos los camagüeyanos honrar y agradecer la presencia de la bendita imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre en su recorrido por toda la Isla en el año 2011, con motivo a la preparación por los 400 años de hallazgo y presencia entre los cubanos de la Madre de Dios en esta advocación de amor.

 

Un 11 de marzo sale de esta arquidiócesis después de 43 días de recorrido por las parroquias, capillas, comunidades sin templo, casas de misión, casas de oración, hospitales, asilos y algunas escuelas; siendo para muchos momentos de Gracia y Bendición.

Las imágenes de la devoción con que los camagüeyanos agradecieron, pidieron, ofrecieron velas y flores, oraron y caminaron con la Virgen, son muy impactantes. Vimos niños pequeños, otros vestidos con uniforme escolar, madres, ancianos y hasta policías y oficiales pidiendo y cargando la Bendita imagen. No caben dudas que la cubanía halló un santuario natural, libre y espontáneo, donde ondeaban las banderas cubana y del Vaticano, y se cantaba el himno nacional con fuerza y sentimiento.

La imagen fue escoltada por jóvenes vestidos de mambises o con atuendos típicos cubanos, con hojitas que contenían oraciones, cantos y mensajes religioso; no faltaron los monaguillos, seminaristas, sacerdotes y diáconos, religiosas de las diferentes congregaciones y el arzobispo de Camagüey que estuvo presente en cada uno de los lugares bendiciendo, predicando y llevando consuelo a su grey.

Los reportajes realizados por más de treinta laicos voluntarios, consiguieron romper el silencio casi total de los medios oficiales y anunciaron el paso de la Virgen; acontecimiento religioso y cultural trascendente en la historia de muchos poblados y bateyes, verdadera fiesta de fe, del amor, de la patria y de la Iglesia cubana en nuestra provincia.

La última comunidad donde estuvo la Imagen fue en Tabor, de la parroquia de Esmeralda, para seguir su camino a la diócesis de Ciego de Ávila.

Sirvió este recorrido para demostrar en cada uno de nosotros que Dios nos acompaña y lo que ha hecho en estos cuatro siglos por su pueblo; para preguntarnos a nivel personal y comunitario a qué nos compromete. Hoy estamos seguros que el lema que acompañó a la Virgen estos días se hace realidad: “A Jesús por María, la Caridad nos une”.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar