Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Hace cuarenta años que salió a la luz el primer número de la revista “Enfoque” del apostolado seglar de la diócesis de Camagüey, corría el mes de marzo de 1981.

Estapublicación trimestral que contaba con la dirección del P. José (Pepe) Sarduy Marrero y la participación de varios laicos comprometidos con la Iglesia, como Carlota Vidaud, Acelo D’ Alessandro, Rafael Marrero, entre otros. Era la época del testimonio callado, del apostolado personal que, independientemente de ser siempre válido, necesita de la dimensión comunitaria.

 

Los recursos eran escasos, la iglesia no contaba con financiamiento, solo con un viejo mimeógrafo que la mayor parte del tiempo estaba roto, pero ellos estaban dispuestos a darlo todo. Era tirado en este mimeógrafo y las colaboraciones se dirigían al Convento la Merced, donde el P. Pepe Sarduy era rector, y además animaba los encuentros de los jóvenes y estaban las oficinas del Apostolado Seglar Organizado (ASO). Los laicos que colaboraban no les importaban las altas horas de la noche, ni los días festivos para dedicarse a su trabajo apostólico. Había un tesoro: compromiso y generosidad. Con palabras delSiervo de Dios Mons. Adolfo Rodríguez: “aquella era la Iglesia de las manos vacías capaces de dar lo que no tienen”.

 

En este primer número, la presentación dice que “después de algunos meses de reflexión llega este boletín, […] Hemos querido ofrecer a nuestra Iglesia un instrumento de estudio y reflexión. No aspiramos a grandes cosas, pero queremos brindar la oportunidad de profundizar un poco más nuestra fe, conocer a Cristo y su mensaje, y adentrarnos en toda la riqueza de vida de la Iglesia en nuestra historia. […] Cada tema, cada artículo quiere arrojar un poco de luz, alguna luz, para despertar el interés de estudiar, profundizar y enriquecer nuestra fe. Por eso lo hemos querido llamar “Enfoque”: es una mirada de fe que quiere erguirse sobre un pasado vivo y fecundo para realizarse cabalmente en el presente y prolongarse en el futuro”.

 

En estas palabras se recoge el sentir del P. Pepe Sarduy cuando expresó, en una ocasión: “las estructuras no son evangelizables, pero los hombres si lo son”. Poco a poco esta revista fue ganando un espacio en el mundo de la cultura, logrando un acercamiento y llevando la Palabra de Dios a todos los sectores. A este esfuerzo se unen las Tertulias en la Biblioteca Diocesana, los Cine-Club con debates sobre los filmes de estreno en el país y el mundo; esfuerzos todos que llevaron el sello del P. Pepe Sarduy.

 

Gracias a Dios esta publicación se mantiene viva en esta arquidiócesis. El esfuerzo inicial de estos laicos con el P. Sarduy al frente, no fue en vano. Durante estos cuarenta años muchas han sido las publicaciones con temas de historia; de reflexión eclesial, política y social; las homilías, conferencias y palabras de las personalidades de la Iglesia y el Papa; los colaboradores de Cuba y el extranjero; los directores como Joaquín Estada y Osvaldo Gallardo con la asesoría del P. Pepe Sarduy; en fin, mucho que agradecer a Dios y a la Iglesia que peregrina en Camagüey.

 

A los veinte años de la revista “Enfoque”, en el 2001, el Siervo de Dios Mons. Adolfo Rodríguez, expresó: “…en verdad me gustan estas publicaciones, las leo todas, las espero y las valoro y les agradezco mucho el bien que hacen y por eso, con mi cordial felicitación, va también una palabra de estímulo y una gran bendición”.

 

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar