Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

El Papa Francisco en su carta apostólica del pasado 8 de diciembre: Patris Corde (Con corazón de Padre), nos invita a vivir un año dedicado al esposo de María y, por tanto, padre de Jesucristo: San José. Ello con motivo del 150 aniversario de su declaración como patrono de la Iglesia universal.

En el trasfondo de la Carta apostólica, está la pandemia de Covid-19 que -escribe Francisco- nos ha hecho comprender la importancia de la gente común, de aquellos que, lejos del protagonismo, ejercen la paciencia e infunden esperanza cada día, sembrando la corresponsabilidad. Como San José, "el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta". Y sin embargo, el suyo es "un protagonismo sin igual en la historia de la salvación".

Es que las virtudes de este Santo son muchas, aquí les exponemos algunas de ellas, según varias publicaciones eclesiales:

Un hombre normal y ejemplar: un hombre sencillo y que el Señor le dotara de muchísimas virtudes, y en grado supremo, no contó con los dones divinos que sí recibieron su inmaculada esposa y su Hijo, redentor de la Humanidad.

Buen esposo, comprometido y libre: amó porque quiso, y de ese modo, aceptando a María en y desde sus circunstancias. Desde su pureza y libertad acepta plenamente a María, que quedó en estado en el espacio de tiempo transcurrido entre su unión esponsal y el momento en que, según la tradición judaica, el esposo debía tomar a la esposa y llevarla a su propia casa. Asumió humildemente ese embarazo de su esposa, aceptó el plan divino para con él y María, que pasaba porque él se limitara a ser el padre legal de Jesús, y no más. Desde que recibió el encargo de cuidar de la Virgen, desposándose con Ella, José antepuso esa misión –libremente, porque quiso– a cualquier otro proyecto que tuviera entre manos, que hubiera planificado cara al futuro. Generoso, entregado, enamorado.

También encontramos algunas curiosidades sobre San José en la Sagrada escritura:

-        No hay palabras de San José en la Sagrada Escritura,más bien, fue un silencioso y humilde servidor de Dios que desempeñó su rol cabalmente.

-        Es muy poco mencionado en el Nuevo Testamento.Se menciona a San José en Mateo, Lucas, una vez en Juan (alguien llama a Jesús "el hijo de José") y eso es todo. Él no es mencionado en Marcos o en el resto del Nuevo Testamento.

-        No se explica en la Biblia su salida de la historia.Es una figura importante en los relatos de la Natividad del Señor en Mateo y Lucas, y es incluido en los pasajes que relatan el momento en que Jesús se perdió a los 12 años y fue encontrado en el templo. Pero eso es lo último que oímos de él.

-        ¿San José era viudo o anciano? La Escritura no nos dice la edad de San José cuando se casó con María o sobre su vida anterior. Sin embargo, por mucho tiempo se le representó como un hombre de edad avanzada, aparentemente basándose en un texto del llamado protoevangelio de Santiago, un evangelio apócrifo del que se desprende que San José habría estado casado anteriormente, tuvo hijos de ese matrimonio y quedó viudo.

La veneración a San José remonta al siglo IX,uno de los primeros títulos que utilizaron para honrarlo fue nutritorDomini, que significa "guardián del Señor".La solemnidad de San José es el 19 de marzo y la fiesta de San José obrero (Día Internacional del trabajo) es el 1 de mayo. También está incluido en la Fiesta de la Sagrada Familia (30 de diciembre) y sin duda forma parte de la historia de la Navidad.

San José es el patrón de la Iglesia Universal, la buena muerte, las familias, los padres, las mujeres embarazadas, viajeros, inmigrantes, artesanos, ingenieros y trabajadores. Es también el patrón de las Américas, Canadá, China, Croacia, México, Corea, Austria, Bélgica, Perú, Filipinas y Vietnam.

Por último, San José ha sido una figura de interés teológico durante siglos. Sin embargo, a partir del siglo XX algunas personas empezaron a recoger opiniones de la Iglesia acerca de él y lo convirtieron en una subdisciplina. Otras sub disciplinas son Mariología y Cristología.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar