Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Hoy la Iglesia recuerda a una mujer piadosa, esposa, madre y mística, que con sus oraciones y sus buenos ejemplos patentizó un profundo fervor y amor a Cristo. Fundadora de la Orden del Santísimo Salvador. No se cansó de criticar y amonestar al turbulento mundo que la rodeaba, pues vivió entre los años 1303 y 1373. A diferencia de otros místicos, Brígida tuvo una vida alejada de los monasterios, después de quedar viuda y ser madre de ocho hijos, con más de 40 años, dedicó su vida a la espiritualidad.


Brígida nace en una familia con tradición católica y aristocrática, de amplia cultura. Con solo 7 años tuvo su primera revelación: se la apreció la Santísima Virgen a invitarla a llevar una vida santa, totalmente apegada a Dios. Luego seguirían las apariciones celestiales y hasta llegó a pensar que se trataba de alucinaciones, pero consultó con un sacerdote y éste le dijo que eran mensajes celestiales. Una vez, rezando con fervor delante de un crucifico chorreante sangre, le dijo a Nuestro Señor: -¿Quién te puso así?, y escuchó que Cristo le dijo: -“Los que desprecian mi amor, los que no le dan importancia al amor que les he tenido”; así se propuso que todas las personas que tratasen con ella amaran más a Jesucristo. En otra visión oyó que Jesús Crucificado le decía: -“Yo en la vida sufrí pobrezas y tú tienes demasiados lujos y comodidades”; así fue como empezó a vestir como pobre, a dormir sobre duras tablas y a repartir todos sus bienes hasta que llegó a ser muy pobre cuando ya estaba viuda.
A pesar de sentir la religión con intensidad, aceptó el destino que sus padres le tenían preparado y a los 14 años se casó con otro noble, UlfGudmarsson. Ambos llevaron una intensa vida espiritual y cumplieron los designios del matrimonio. Compartieron 28 años de matrimonio y tuvieron seis hijos, de los cuales una es Santa Catalina de Suecia y un varón fue religioso. Fue una familia como muchas otras, con gente muy buena y otros que hacen sufrir. Brígida y Ulf dedicaban parte de su vida a la oración y realizaron viajes de peregrinaje, uno de los más importantes a Santiago de Compostela. En uno de estos viajes Ulf cae enfermo y ella tuvo la visión de San Dionisio que le dijo que su marido no moriría entonces; en agradecimiento se van a vivir al Convento de Alvastra aunque él muere al poco tiempo.
Fue así como, con algo más de 40 años, Brígida decidió repartir sus bienes entre sus hijos y los más necesitados, se quedó para sí lo indispensable para sobrevivir;se retiró del mundo durante cuatro años y de dedicó a la vida contemplativa y a la penitencia. Terminado su período de reclusión y por inspiración del cielo fundó la Comunidad de San Salvador. El principal convento estaba en la capital de Suecia y tenía 60 monjas. Ese convento se convirtió en el centro literario más importante de su nación en esos tiempos. Con el tiempo llegó a tener 70 conventos de monjas en toda Europa.La Orden se había fundado principalmente para las mujeres; los hombres que vivían pero no convivían con ellas, tenían la tarea de asegurar los ministerios espirituales de las monjas.
Brígida defendía un modelo de papado basado en la austeridad, la obediencia, requiriendo para ello una profunda reforma en la Iglesia. En 1349 instalada en la Ciudad Santa, se dedicó a obras de caridad y ayudar a los peregrinos. Brígida continuó con su crítica valiente a aquellos sectores de la Iglesia que se alejaban de la humildad original.Con casi 70 años, en 1371, otra visión la animó a peregrinar a los Santos Lugares. En su último viaje, Brígida continuó amonestando y criticando a reyes y nobles corruptos que no seguían las órdenes divinas.Dos años después, de vuelta en Roma Brígida cae gravemente enferma y el 23 de julio de 1373, a la edad de 70 años, murió con gran fama de santidad. A los 18 años de haber muerto, fue declarada santa por el Sumo Pontífice. Sus revelaciones eran tan estimadas en su tiempo, que los sacerdotes las leían a los fieles en las misas.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar