Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Carmen Isis García Basulto OMMI

Estoy segura de que tú, que lees esto, eres una de esas personas, y quizás te has cuestionado sobre otras que han sentido un llamado todavía más radical y por qué no, violento - ¿no ha dicho Jesús que el Reino de los cielos solo se alcanza así? – claro que no con la violencia de los puños, sino con la del amor. Y una forma es la de seguir los consejos evangélicos, o sea, de sugerencias específicas de Jesús, que aparecen en los Evangelios.

 

Se conocen comúnmente por “votos” y cuando hablamos con una persona de vida consagrada, le oímos decir que ha hecho votos de pobreza, obediencia y castidad. La gente que se decide por esto, de una forma u otra: monjes, religiosas, religioos y seculares, nos quieren mostrar que el mundo no es todo, que si Dios es amor y Él desea nuestro amor, para quienes han recibido este llamado, es el mejor modo de seguir a Cristo.

¿Por qué? Porque quieren tener la cabeza, el corazón y las manos libres para Dios y para las personas. O sea, han renunciado a la autodeterminación en alguna forma, a la riqueza del amor conyugal y de la familia y a la posesión legítima de bienes. ¿Por quién? Por amor al Señor y por el Reino, coadyuvando a que la gente se deje alcanzar por él.

Claro que hay diferentes maneras de hacerlo, según la orientación espiritual del grupo que han escogido, de acuerdo a la llamada del Señor, respondiendo a lo que de una manera u otra el Espíritu Santo inspiró a sus fundadores y fundadoras.

Pero hay otro grupo de personas que no son fáciles de identificar, pueden estar al lado tuyo en el centro de trabajo, en el barrio, en tu comunidad eclesial o en tu familia ¡en cualquier lugar! Y cuando le preguntas y te dicen que son “laicos consagrados, miembros de un Instituto Secular”, puede ocurrirte el comentario que a mí me hicieron “… pero si tú haces lo mismo que yo” ¡Que poco fácil de comprender es esta vocación! Nada distingue a uno del grupo en que se encuentra… aparentemente.

Lo primero es tomar conciencia de que los miembros de los Institutos Seculares, que son una de las formas de consagración canónicamente reconocidas por la Iglesia se comprometen a tener una presencia responsable en el mundo al que tanto amó el Padre, que nos dio a Jesús para hacer llegar a todos la Buena nueva de la salvación. Cada secular es un enviado a preparar esos caminos, a abrirle paso a Cristo a través de esa presencia plenamente responsable.

No olvides que estamos en el mundo, pero no somos del mundo y elegimos vivir el él nuestra consagración, como miles de cristianos a través de la historia de la Iglesia, aunque en realidad fuimos reconocidos a partir de 1948, cuando el Papa Pío XII con su Provida Mater Eclesia nos abrió el camino.

El oficio o profesión que hayamos escogido es la herramienta en nuestra tarea, la vida de oración, la Palabra de Dios, los Sacramentos, además de la vivencia de la espiritualidad propia de cada grupo, son nuestro sostén y fortaleza cuando se viven intensamente, o sea, estos no son añadidos, sino la base de nuestro apostolado que es la vida en el ámbito de la comunidad, podemos hacer lo que cualquier otro laico: catequizar, atender a enfermos, colaborar en Cáritas, etc. pero esto no es lo esencial, lo esencial es vivir a plenitud en el medio familiar, social o de trabajo.

Esta presencia está inspirada en esa misión de transformar el mundo según los planes de Dios, por medio de algo muy importante y que es tal vez el único lenguaje accesible a todos, el vivir testimoniando a plenitud la caridad cristiana, para ser de un modo humilde y tal vez anónimo, la sal de la tierra y la levadura que con su fermento ayudará al cambio.

Quizás creas que se puede estar presente sin transformación ¡no! Y esa transformación es el resultado quizás poco visible de nuestra acción cotidiana en el pequeño pedazo de mundo que nos tocó para vivir y amar, y repito, respaldada con una vida de fuerte comunión con Dios y guiada por el Espíritu. Y también con una perenne actitud de servicio al modo de quien nos llamó: Jesús, que dijo “Hagan como el Hijo del Hombre, que no vino a ser servido, sino a servir…” (Mt 20, 28)

Mañana, sobre el surco, podremos ver la santificación de nuestras realidades, en ese medio concreto en que nos movemos y que es aval seguro de una entrega secular, donde cada laico consagrado hace vivo su seguimiento de Cristo pobre, demostrando plena libertad frente al afán de poseer que hoy nos golpea, que se puede ser casto a la manera de Cristo, con un celibato consagrado que nos lleva a un amor sin distinciones, y obediente como Él, aceptando en su vida la intervención de otro, que en realidad no limita su libertad sino que la enaltece porque a través de su acción busca la voluntad del Padre, en cada momento, al modo de Cristo.

Resumiendo, somos personas que vivimos comprometidamente en un medio determinado, como Él vivió, trabajó y se entregó. ¿No te parece que es un buen reto?

 

Comentarios   

web page
0 #3 La Iglesia Católica en Camagüey, Cubaweb page 22-08-2021 03:51
Every weekend i used to visit this website, because i wish
for enjoyment, for the reason that this this web site conatrions actually nice funny stuff
too.
Muscles biceps web page homme fort
Citar | Reportar al moderador
web page
0 #2 La Iglesia Católica en Camagüey, Cubaweb page 20-08-2021 16:08
Have you ever thought abbout adding a little bitt more than just your
articles? I mean, what you sayy is important and everything.
However just imagine if you added som great pictures or videos to give your posts more, "pop"!
Your cokntent is excellent but with pics and clips, this sie could undeniably
be oone of the very best in its field. Awesome blog!

Crypto news web page bitcoin
Citar | Reportar al moderador
web page
0 #1 La Iglesia Católica en Camagüey, Cubaweb page 18-08-2021 09:05
I all the time emailed this weblog post pqge to all my associates, becaue if like to
read it then my friends wjll too.
Farmacología deportiva web
page
Músculos bíceps
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar