Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Edelmiro Nápoles (pre diácono de San Lázaro)

Cuando pensaba de qué compartir con ustedes en septiembre sobre la familia, miré para mi librero y vi “Don Bosco: una biografía nueva”, de Teresio Bosco, y pensé: ya se reanudarán las clases ¿por qué no tratar algo de la pedagogía de Don Bosco, siendo la familia la primera fuente evangelizadora?


San Juan Bosco.

Pues bien, el Sistema Pedagógico de Don Bosco se basa en tres pilares: la razón (no imponer), la religión y la amabilidad; que incluye el amor, la bondad, la ternura, la delicadeza. En su pedagogía «Excluye todo castigo violento y busca alejar hasta los castigos suaves (...) La práctica de este sistema se apoya en las palabras de San Pablo 'La caridad es benigna y paciente, todo lo sufre, todo lo espera, aguanta cualquier molestia'». Cfr. Ob. cit. p.258.

Nuestros hogares, nuestra familia, deben ser como un oratorio salesiano donde primen el amor, la paz, la alegría, el juego, la cooperación y la presencia siempre cariñosa de María, nuestra Madre del Cielo, donde Jesús sea el permanente referente que vivió en compañía de José, conformantes de la Sagrada Familia de Nazaret. No cuesta trabajo.

Si nos lo proponemos lo lograremos y de seguro cumpliremos con la máxima salesiana que nos dice que «... en lo religioso sean buenos cristianos y honrados ciudadanos en lo social». La sociedad entera nos lo agradecerá y el Señor nos premiará.

Oremos por los padres y maestros. Don Bosco decía que «El que siembra obras buenas recoge buenos frutos». ¡Que Dios nos bendiga en esta gran labor!

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar