Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Imagen tomada de ACIPrensa

 A San Marcos se le atribuye la escritura de uno de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. Fue uno de los seguidores de la enseñanza  de Jesús, presenció su prendimiento y crucifixión. Luego colaboró con su primo Bernabé y el apóstol Pedro en la propagación de la Buena Nueva, logrando en Antioquía el nombre de “cristianos” para los seguidores de Cristo.

 Acompañó a San pablo en su primer viaje de evangelización y auxilió después a San Pedro al escribir sus memorias, que se convirtieron en el Evangelio según San Marcos. Es el más corto de todos los Evangelios. Con narraciones muy vívidas, gráficas y salpicadas de detalles interesantes, parece estar hablando un testigo ocular que se ha fijado en todo y lo repite con agrado. Se fija más en los hechos de Jesús que en sus discursos. Presenta atractivos cuadros: gestos, miradas, sentimientos de Jesús. Parece ser el primer Evangelio que se escribió y de él sacaron mucho material los otros tres evangelistas. Escribe para los cristianos de Judea, conocedores de la Ley y sus costumbres.

 San Pedro llama a Marcos en sus cartas “Hijo mío”. Y San Pablo cuando escribe a Timoteo desde su prisión en Roma la dice: “Tráiganme a Marcos, porque necesito de su colaboración”. Dicen los antiguos historiadores que fue un compañero muy apreciado por los dos apóstoles.

Al final de su vida, difundió el Evangelio en Egipto, al ser nombrado Obispo de Alejandría. Al igual que otros personajes bíblicos, existen diferentes versiones respecto al nombre de sus padres, así como de los lugares donde nació y murió.Pero hay indicios que fue martirizado en Alejandría por los enemigos de la religión un 25 de abril.

Es el Santo patrono de la Basílica de Venecia, así como de otras iglesias en América Latina, Europa y África. Su veneración se extiende a las iglesias Copta y Ortodoxa.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar