Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Edelmiro Nápoles

Familia: papá, papito, pipo, viejo, viejuco, papi, papuchi..., cuántos apelativos cariñosos para nombrar a ese componente del matrimonio (mujer-hombre) que es el «padre», sin olvidar el «Abba» empleado por Jesús (Gal 4,6; Rom 8, 14-15). Es triste, por decirlo de alguna forma, cuando oímos que «padre es cualquiera». No compartimos esa opinión, pues para que yo sea yo, o tú, tú, únicos e irrepetibles genéticamente hablando y no ser otros, pues mamá y papá se unieron, cada uno aportó sus genes y nací yo, naciste tú, por tanto, él es mi papá, no fue cualquiera. Hago este breve análisis, porque la figura paterna es a veces desacreditada, minusvalorada, quizá por un criterio extremo, por no considerar o no conocer bien la tarea y el compromiso que se enfrenta con la paternidad, o sí, por qué no, por inconsciencia o inmadurez. No dejamos de reconocer que hay hombres, que sin ser padres biológicamente hablando, han asumido esta responsabilidad con gran amor, dedicación y responsabilidad, a ellos el reconocimiento y el respeto que tienen por parte de toda la sociedad y la Iglesia.

Nuestra responsabilidad es formar en el hijo, futuro padre, un ejemplo de confianza, de modelo paterno que quiera ser cada día mejor, incluso mejor que nosotros. No es una labor fácil, requiere de mucha preparación, dedicación y, sobre todo, de tiempo y de amor. Josh McDowell, en su libro “El padre que yo quiero ser”, nos da varias pautas y consideraciones en este sentido, tomadas de su experiencia paterna y del estudio de la Palabra de Dios. Los invito a leerlo. En este mes festejamos el Día de los padres. ¡Qué ocasión más propicia para analizarnos! ¿Estoy cumpliendo adecuadamente con mi responsabilidad paterna, que es un privilegio dado por el mejor Padre, nuestro Papito Dios? (Stg. 16, 18). Seamos padres hoy, cambiemos el proceder y digamos a nuestros hijos: gracias, hijo, hija, por hacerme papá, te quiero mucho, pasemos un día feliz. ¡Bendiciones a todos los padres eneste día!

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar