Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

Durante 43 días la imagen de la Virgen de la Caridad recorrió las parroquias, comunidades, capillas y bateyes de la arquidiócesis de Camagüey. Arribó a las 10 de la mañana del 30 de enero de 2011 a la parroquia del municipio de Guáimaro, escoltada por una caravana de motociclos y acogida por una multitud de personas a la entrada de la ciudad, que se congregaron voluntariamente, para recibir la imagen[1].

La entregó Mons. Héctor Peña, obispo emérito de la diócesis de Holguín a Mons. Juan García, arzobispo de Camagüey, en la división de las provincias civiles de Las Tunas y Camagüey, allí la estaba esperando un grupo de laicos vestidos de mambises a caballo, haciendo referencia al Ejército Libertador y el vínculo de amor entre ellos y la Virgen.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

(Fragmentos de la conferencia dictada por el Siervo de Dios Mons. Adolfo Rodríguez Herrera, el 18 de mayo de 1995 en el Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana y el 5 de junio del mismo año en la Casa Diocesana Ntra. Sra. de la Merced de Camagüey)

(…)

Para poder hablar de Martí voy a excusarme al amparo de un argumento de él mismo: “no tienen el derecho a gloriarse con los nombres, actos y vida ilustre de sus antepasados, aquellos descendientes que no los perpetúen en su espíritu y en sus acciones…”.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

Por Diácono Rafael Marrero Ramírez             

El 26 de enero de 1956 llegó a Camagüey el rector mayor de la Congregación Salesiana, P. Renato Ziggiotti, quinto sucesor de san Juan Bosco. El acto de bienvenida tuvo lugar en el Cuartel Agramonte y fue presidido por las autoridades civiles, eclesiales y militares, también estaba presente toda la familia salesiana y una multitud de niños, jóvenes y antiguos alumnos de los colegios de las Hijas de María Auxiliadora (FMA) y de los salesianos de Camagüey.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

La mañana del 21 de enero de 2017 en la Catedral de Camagüey, celebramos una alegre Misa donde tomó posesión de esta Iglesia de Camagüey nuestro nuevo arzobispo, que durante diez años había servido como obispo de Guantánamo, Wilfredo Pino Estévez. A modo de recuerdo de aquella iluminada mañana, les queremos compartir fragmentos de su homilía.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva

La 550 Semana de Oración  por la unidad de los cristianos para este año 2022 tiene por lema: “En Oriente vimos aparecer su estrella y hemos venido a honrarlo” (Mt.2, 2).

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

En el año de 1925, el 12 de enero, quedaba inaugurado el Colegio “Academia Cayetano de Quesada” de las Hermanas Oblatas de la Divina Providencia, en esta diócesis de Camagüey. Estaba ubicado en la calle Contaduría # 39 (hoy Lugareño # 202) esquina a San Isidro (hoy Rosa la Bayamesa) y era propiedad de D. Cayetano de Quesada y Socarras, quien hizo muchos esfuerzos por traer a esta orden religiosa aquí, siendoCónsul de Primera Clase de la República de Cuba en Nueva York.

Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa

Por Edelmiro Nápoles

No, es la misma familia que, conformada por personas perfectibles, ella también es perfectible. No quiere decir que estemos preocupados por un mejoramiento enfermizo a ultranza, que no nos permita disfrutar la vida tan rica en goces y disfrutes necesarios y puros, porque estamos más preocupados en ser cada día mejores, aspecto loable, pero podemos caer en un negativismo o pesimismo vital, cuando no logramos el objetivo y nos sentimos culpables e incapaces de mejorar en la vida familiar o matrimonial. Propongo que este año empecemos con un proyecto de cambio. Cada uno sabe en qué debe mejorar, ¿verdad? Como referente comparto el siguiente poema titulado “Si yo cambiara”, de José Enrique Rodó (en Lectura para todos 2, Ediciones Dabar, pág. 104)

Subcategorías

Comentario litúrgico del día

 

Videos, fotografías, audios noticiosos así como alocuciones radiales y contenidos para la catequesis producidas por la arquidiócesis.