Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 


La juventud es una edad mágica, la edad en la que la niñez va quedando definitivamente atrás y el mundo se abre ante ti esperando pasos de hombre o mujer. Es el momento en el que el horizonte se ilumina, lleno de promesas, y el espíritu siente que tiene alas propias.

Es el momento en el que empiezas a darte cuenta de que puedes caminar por ti mismo, ser dueño de tus propios pasos, situando en el mundo las huellas de un ser independiente, con criterios, valores y actitudes
propias.

Es un momento hermoso pero peligroso, porque es el momento en el que tienes que aprender a elegir, y elegir exige libertad interior. Es un momento peligroso porque el deseo de ser independiente puede hacer
que menosprecies todo lo bueno que has ido recibiendo a lo largo de tus años, y esto suele unirse a la presión de los de tu edad que, sin expresarlo verbalmente, crearán un ambiente donde la norma no escrita es y será: “te incluimos si eres como nosotros y haces lo que nosotros”, y es muy agradable ser recibido por los demás, lo cual hace que a veces renunciemos a nuestra libertad y traicionemos lo mejor de  osotros mismospor sentirnos parte del grupo.

Te pongo ejemplos. Tú tendrás entre tus compañeros, y tal vez entre tus amigos, personas que han empezado a fumar, a abusar del alcohol, a tener relaciones sexuales, a usar pornografía, e incluso, tal vez, a coquetear con las drogas. Tú tendrás en tu grupo gente, tal vez cercana, que no valore el estudio serio o que no valore la fe. Lo quieras o no, tú no puedes sustraerte al “empuje” de ese ambiente. Lo único que
puedes hacer es decidir hasta dónde te dejas empujar y hasta donde no.

El punto de libertad está en dos preguntas. La primera es: “¿qué quiero hacer?” o dicho de otro modo: “¿cómo quiero que sea mi vida?”. La otra es: “¿qué voy a hacer?”. Porque no basta con tener las ideas claras. A veces tenemos las ideas muy claras pero el corazón no es decidido.

El secreto es simple: TÚ ELIGES. Y eso siempre será posible. Que empieces a fumar, a abusar del alcohol, a aficionarte a la pornografía, a probar las drogas o a tener relaciones sexuales es tu decisión, es tu opción.
Que seas responsable en el estudio y te quemes las pestañas comiéndote los libros o no, que crezcas como una persona de fe y de Iglesia o no, depende de ti. Y te digo más, es importante que dependa de ti.

Pongamos un ejemplo sencillo. Digamos que tú me dices: “quiero empezar a beber”, que es el modo elegante de decir: “quiero empezar a abusar del alcohol”. Ante eso yo, por ejemplo, te diría que lo considero
una mala elección, pero lo prefiero mil veces a que me digas: “bueno, yo en realidad no quiero, no me gusta, pero como mis amigos lo hacen…”. Esto último, perdóname, no lo resisto. Entiendo que ser libre no es fácil, pero me cuesta mucho encontrarme con jóvenes que no son capaces de enfrentar a los de su mismo ambiente y decirle: “Soy así y quiero ser así, si les gusta, bien, y si no, también; si me aceptan así, perfecto, y si no, ustedes se lo pierden, pero no voy a elegir lo que yo no quiero elegir”.

A mí me entristece ver a jóvenes que son super populares y super aceptados, pero que viven traicionando aquello que aman en el fondo de sí mismos, que no se atreven a defender públicamente aquello en lo
que realmente creen o, peor aún, que nunca se han atrevido ni siquiera a preguntarse en qué creen. Viven la vida que otros quieren que vivan, actúan, como en el teatro y, poco a poco, se van creyendo su actuación.

Y lamentablemente, este tipo de personas puedes encontrarlo en todos los sitios, incluso dentro de la Iglesia. Hubo una época, en esta tierra nuestra cubana, de dura persecución religiosa, en la cual tenías que decidir si querías vivir según el Evangelio o no.

No podía haber términos medios. En aquella época, sin embargo, si alguien te invitaba a algo indebido y tú decías: “Mira, no, porque soy cristiano”, el otro inmediatamente se echaba para atrás y te decía: “Ah,
perdona”, y ahí terminaba todo. El otro podía no tener tu fe, pero entendía que la fe llevaba una vida y lo respetaba. Ahora tengo la sensación de que las cosas son un poco diferentes, y que puede darse el caso de que tú digas: “Mira, esto no va conmigo, porque soy cristiano”, y el otro o la otra te miren como a un extraterrestre y te digan: “Yo también, ¿y qué tiene eso que ver?”.

La fe es un proceso, y no todo el que va a la Iglesia ha hecho un proceso, no todo el que está bautizado y comulga vive dándole las riendas de su vida al Señor. Por eso te digo, ojo, porque puede que aquel que te invite a “no ser tú” se siente en tu mismo banco de iglesia.

Por otra parte, no olvides que las consecuencias de tus elecciones recaerán sobre ti, y solo sobre ti. Tú podrás tener relaciones sexuales, por ejemplo, porque tus amigos o amigas te “animen” o porque la otra
persona te lo pida, pero al final, si te enfermas, será una enfermedad en tu cuerpo, en el de nadie más; si resulta que solo querían tu cuerpo y luego te sientes abandonado y usado, la herida será en tu alma, y en
la de nadie más; y si hay un embarazo, será tu hijo. Si lo abortas, será matar a tu propio hijo, y si tienes el coraje de asumirlo y de seguir adelante, serás digno de felicitación, pero te condicionará la vida para siempre, y te robará la juventud.

Por eso te digo: ¿quieres hacerlo?, ¿es tu decisión? Adelante, lánzate, y si hay consecuencias que no quieras, tú las asumirás, porque ha sido tu decisión. Pero es triste que hagas algo “por otros”, por quedar bien, por ser aceptado, y luego tengas que asumir las consecuencias de lo que has hecho “por otros” cuando esos “otros” te dirán: “Bueno, ahora resuélvelo tú, nosotros seguiremos con nuestra vida”. No seas ingenuo, acuérdate que un amigo verdadero nunca te incitará a algo que pueda hacerte daño.

Date tiempo para elegir, porque es el momento de abrir el baúl de todo lo que has recibido y empezar a decidir qué quieres hacer tuyo, para que puedas decir: “esto me lo enseñaron como bueno o como malo, y
hasta ahora lo hice o no lo hice por seguir a aquellos que me lo enseñaron, pero ahora yo elijo, yo decido qué hacer mío y qué no”.

Es como, por ejemplo, el aseo, me imagino que a estas alturas, si te bañas y te lavas los dientes todos los días no sea para que papá o mamá no te regañen, sino porque has asumido que el aseo es, simplemente,
algo bueno.

Y una última cosa, nunca le eches la culpa a nada ni a nadie de tus decisiones. Si tienes un mal profesor en una asignatura, la actitud no es decir: “bueno, pues no aprendo o tengo mala nota porque el profe no
sirve”. Al contrario, ¿tienes un mal profe?, eso significa que tendrás que esforzarte más, tendrás que superar el escollo, y tal vez al final des gracias por ese mal profe, porque por ello aprendiste el doble. Puede que tengas un mal cura, o una comunidad cristiana que no te guste mucho. La solución no es decir aquello de: “la Iglesia tiene que renovarse”, y lavarte las manos y dar la espalda a la fe. Al contrario, es el momento de crecer, de buscar gente de fe que la viva bien, de buscar ser profundo en el espíritu. Tú podrás rendirte en lo que quieras: el bien, el estudio, la fe, la familia…, cualquier cosa, pero tú decides rendirte, no le eches la culpa a las circunstancias, porque siempre se puede buscar la luz.

Tienes el cielo delante de ti, sé fiel a lo mejor que hay en ti y vuela alto o, al menos, inténtalo con todas tus fuerzas.

Comentarios   

BestShonda
0 #3 La Iglesia Católica en Camagüey, Cuba (versión beta)BestShonda 15-09-2019 22:29
I see you don't monetize arzobispadocamaguey.com, don't waste your traffic, you can earn additional bucks every
month with new monetization method. This is the best adsense
alternative for any type of website (they approve all sites), for more details simply search in gooogle: murgrabia's tools
Citar | Reportar al moderador
BestFidelia
0 #2 La Iglesia Católica en Camagüey, Cuba (versión beta)BestFidelia 03-11-2018 04:04
I see you don't monetize your blog, don't waste
your traffic, you can earn additional cash every month. You can use the best adsense alternative for any type of website (they approve
all websites), for more info simply search in gooogle:
boorfe's tips monetize your website
Citar | Reportar al moderador
BestAline
0 #1 La Iglesia Católica en Camagüey, Cuba (versión beta)BestAline 29-10-2018 09:05
I see you don't monetize your site, don't waste your traffic,
you can earn additional bucks every month.
You can use the best adsense alternative for any type
of website (they approve all websites), for more details simply search in gooogle: boorfe's tips monetize your website
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar