Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Por Edelmiro Nápoles

En nuestro análisis del acrónimo propuesto mapa,reflexionemos hoy sobre lo que nos dice el grafema p: paz. Encontramos en textos que es ausencia de tensiones, de discordias, de guerra, de odio, de ofensas…, en verdad estos vocablos deben estar eliminados de toda vida matrimonial y, por extensión, de toda familia. Pero preguntémonos en qué matrimonio, familia, no se ha alterado la paz. Como dice la Palabra «el que esté libre de pecado que tire la primera piedra» (Jn 3,7). Lógico, hay excepciones. Pero si actuamos con misericordia y amor, tener e irradiar paz no será tan difícil. Todo está en proponérnoslo. Cfr. Colosenses 3,1-17.

 

Acudamos al Espíritu Santo en los momentos difíciles, Espíritu de Amor, de Paz. Rechacemos lo que no venga de Él. Nuestra vida familiar no puede estar controlada por el espíritu del mal, por el príncipe de este mundo. Leamos Gálatas 5,13-26. Cristo nos dejó dicho: «La paz les dejo, mi paz les doy, pero no se la doy como la dan los que son del mundo» (Jn 14,27). En cada Misa escuchamos estas palabras. Cuando demos la paz a la esposa, al esposo, a nuestros hijos, nietos, mirando amorosamente a sus ojos digámosle: La paz contigo. Ahí cargamos las baterías y, de seguro, con Fe, habrá paz en nuestra familia. ¡Que Dios nos bendiga!  

 

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar