Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 


La Palabra de Dios ilumina el camino de los seguidores de Jesús, de aquellos que hancreído en Él y  recibido la Buena Noticia.

A quienes confían en el Señor nada les faltará. Elías escuchó la Palabra de Dios, la obedeció y el Señor le dio fuerzas y alimento para vivir y realizar su misión (1 Reyes 17, 1-6).

Así hará con nosotros si confiamos en el Señor y nos dejamos guiar por Él,porque, como dice el Salmo: “El auxilio nos viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra” (Salmo 120, 1-8).

Surge deinmediato una pregunta: ¿hacia dónde nos quiere llevar el Señor? El texto del Evangelio según san Mateo que leemos hoy nos contesta: ¡a la felicidad! ¡Dios nos quiere llevar a la felicidad, a que seamos total ydefinitivamente felices! (Mateo 5, 1-12).

Ese es el contenido profundo del Sermóndel Monte en el que Jesús desvela los planes de amor del Padre. Dios nos quiere felices y nos dice qué debemos hacer y cómo debemos vivir para ser felices. Es evidente que lo que piensa y desea Dios para nosotros no coincide siempre con lo que piensa ydesea el mundo. Pero los creyentes no debemos dudar: hay que decir Sí a Dios, y No a todo lo que se opone a la felicidad que Él nos propone.
Digamos con fe: “¡Hágase tu voluntad, en el cielo como en la tierra!
Dejemos que Él, que nos conoce tan bien,  nos haga por dentro a su imagen y semejanza.

Javier Anso, sm

TÚ CONOCES MI ALMA

Tú conoces mi alma,
Tú sabes todo lo que es preciso
hacer en ella.
Hazlo a tu modo.
Atráeme a Ti, Dios mío.
Lléname de puro amor a Ti.
No permitas que jamás
me aparte del camino de tu amor.
Muéstramelo con claridad.
Lo dejo todo en tus manos.
No tendré miedo de nada,
porque estaré siempre en tus manos
y jamás te dejaré
y jamás me dejarás.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar