Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Mateo 10,24-33
Varios “dichos” o “refranes” de Jesús nos presenta el Evangelio de hoy. Invitándonos a descubrir que somos apóstoles del Señor; Dios nos ha enviado al mundo con la misión de dar a conocer a su hijo; por lo que debemos vivir como tales y actuar claramente ante el mundo como verdaderos emisarios de Jesús.
Todo seguidor fiel de Jesús no ha de temer nunca a cumplir su misión. El papa francisco nos dice: “La vida del que  ha descubierto a Jesús se llena de un gozo interior tan grande, que nada ni nadie puede robárselo. Cristo da a los suyos la fuerza necesaria para no estar tristes ni agobiarse, pensando que los problemas no tienen solución. Apoyado en esta verdad, el cristiano no duda que aquello que se hace con amor, engendra una serena alegría, hermana de esa esperanza que rompe la barrera del miedo y abre la puerta a un futuro comprometedor”.

Hermano/a: somos los intérpretes, los intermediarios ante Jesucristo y el mundo de hoy; somos los encargados de transmitir lo que Jesús dijo a sus apóstoles. Teniendo presente lo que Jesús dice en el Evangelio de hoy: “No teman a los que maten el cuerpo  y no pueden matar el alma”. Esto se hace necesario para ejercer la misión que Dios propone a cada persona; es parte de nuestro “envíame, Señor”. Las persecuciones son distintas y requieren mucha creatividad para asumirlas y superarlas. A Jesús no le fue bien al final de su vida; pero sí frente a su Padre, quien lo resucita.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar