Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por: Merlis Pereira Velázquez

Una de las instituciones que dedica en esta provincia su labor a ayudar a personas vulnerables, no solo materialmente sino también desde el crecimiento espiritual y en valores, es Cáritas Camagüey. Para ello, cuenta con varios programas y proyectos destinados a diferentes tipos de beneficiarios, según sus necesidades.

Entre esos programas está el de Grupos de Desarrollo Humano (GDH), que acompaña a niños y adolescentes considerados en riesgo de exclusión social por provenir de familias frágiles o disfuncionales (hogares monoparentales, con situación socio-económica precaria, con miembros envueltos en situaciones de alcoholismo, prostitución, drogas...), por presentar problemas de conducta, dificultades en el aprendizaje, o por asumir responsabilidades que no están acordes con su edad, entre otras situaciones.

El programa posee un amplio y diverso grupo de acciones encaminadas a contribuir al desarrollo integral de niños y adolescentes, y sus familias; desde la orientación, promoción y desarrollo de nuevos modos de conducción ante la vida, a través de un enfoque socio-pedagógico, que les permitan ser agentes transformadores de su propia realidad.

Dentro de las acciones para lograr con éxito este objetivo, es muy importante la capacitación de animadores y beneficiarios, pues facilita una interacción social de modo más acertado y potencia la formación de valores formativos en los diferentes grupos etarios, o sea, se favorece un mayor impacto tanto en los propios individuos como en sus comunidades; permitiendo a su vez la incorporación de nuevos voluntarios y la promoción de otros grupos de beneficiarios.

Cáritas Camagüey se ha dado a la tarea de crear grupos y talleres que constituyen alternativas culturales, deportivas y sociales en las que se aseguran comportamientos y actitudes dignas para conducirse en la vida, sobre todo en zonas rurales donde se agudizan las dificultades socio-económicas.

Los grupos que integran el programa de GDH tienen como propósitos ofrecer espacios de intercambio y reflexión a la familia, que promuevan los valores, la conciencia y ejercicio de su función social, así como un cambio de actitud positivo en los individuos; incrementar la comunicación con otras pastorales y fortalecer la participación y formación de animadores y colaboradores, entre otros.

De ahí que entre las principales acciones que se realizan desde el Programa están el desarrollo de talleres que potencien los valores, hábitos y habilidades; las visitas de acompañamiento a los grupos; las visitas a los hogares de los beneficiarios y el intercambio con ellos y sus familias; la potenciación de espacios para talleres de manualidades, encuentros deportivos y culturales; además de la retroalimentación con los diferentes programas de Cáritas.

En estos momentos, los grupos de GDH están presentes en los municipios de Camagüey, Sibanicú, Nuevitas, Florida, Santa Cruz del Sur y Guáimaro. Además, el Programa cuenta con la Compañía de teatro y danza “Soñadores”, de Florida y atiende un comedor en Flor de Mayo, Santa Cruz del Sur, y el Centro de promoción Humana en ese mismo municipio, donde se imparten clases de inglés, computación y guitarra, además de clases de repaso a niños y adolescentes.

Hoy, alrededor de 500 personas se benefician con el trabajo que este equipo de Cáritas Camagüey lleva con todo su amor y entrega hasta varios rincones de la Diócesis, sin más recompensa que la sonrisa de un joven o el “gracias” de una familia, y la alegría del encuentro con Dios en el otros.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar