Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Imagen de la Anunciación donde se representa al Arcángel Gabriel con Dalmática diaconal por su servicio como mensajero de Dios..

Por: Diác. Miguel Ángel Ortiz Corrales.

Breve reseña del diaconado en la Sagrada Escritura.
La Biblia latina (Vulgata) traduce la palabra diácono en un sentido general por minister o, en un sentido específico y transliterando la palabra griega, por diaconus. En la Vulgata se encuentra tres veces el uso de diaconus en el Antiguo Testamento. En los otros casos la palabra griega se traduce por minister.
En todo caso, es característico que la forma verbal diakonein sea ignorada por los Setenta, ya que las funciones de servicio son traducidas por las palabras leitourgein o latreuein.


En el lenguaje de los Evangelios, al igual que en el de los Hechos 6,2, diakoneo significa «el servicio de la mesa». Hacer una colecta, cuyo importe llevará luego Pablo a Jerusalén, es precisamente uno de estos servicios. El Apóstol va a Jerusalén para «el servicio de los santos».
Los datos del Nuevo Testamento
El primer dato pertinente y fundamental del NT es que el verbo diakonein designa la misión misma de Cristo en cuanto servidor (Mt 10,45 par; cf. Mt 12,18; Hch 4,30; Flp 2,6-11). Esta palabra o sus derivadas designan también el ejercicio del servicio hecho por sus discípulos (Mc 10,43ss; Mt 20,26ss; 23,11; Lc 8,3; Rom 15,25), los diferentes géneros de servicio en la Iglesia, sobre todo el servicio apostólico de predicar el Evangelio, y otros dones carismáticos.
Las palabras diakonein y diakonos son muy generales en el lenguaje del NT.
El diakonos puede significar el sirviente de la mesa (cfr. Jn 2,5.9), el servidor del Señor (Mt 22,13; Jn 12,26; Mc 9,35; 10,43; Mt 20,26; 23,11), el sirviente de un poder espiritual (2 Cor 11,14; Ef 3,6; Col 1,23; Gál 2,17; Rom 15,8; 2 Cor 3,6), el servidor del Evangelio, de Cristo, de Dios (2 Cor 11,23); las autoridades paganas están también al servicio de Dios (Rom 13,4); los diáconos son los sirvientes de la Iglesia (Col 1,25; 1 Cor 3,5). En el caso en el que el diácono pertenezca a una de las Iglesias, la Vulgata no utiliza la palabra minister, sino que conserva la palabra griega diaconos.
Hch 6,1-6 describe la institución de los «Siete» «para servir a las mesas». El motivo de ello es dado por Lucas al indicar como causa una tensión interna en la comunidad: «Hubo quejas de los helenistas contra los hebreos, porque sus viudas eran desatendidas en la asistencia cotidiana» (Hch 6,1).
Es posible que los Apóstoles hubiesen destinado a los Siete para que estuviesen a la cabeza de los cristianos «helenistas» (judíos bautizados que hablaban griego) con el fin de que realizasen la misma tarea que los presbíteros entre los cristianos «hebreos».
No conocemos nada sobre el servicio de las mesas. A propósito de los Siete, Lucas no habla más que de la actividad de Esteban y de Felipe; o con mayor exactitud, del discurso de Esteban en la sinagoga de Jerusalén y de su martirio, así como del apostolado de Felipe en Samaría, quien también bautizó.
En las iglesias confiadas al cuidado apostólico de San Pablo, los diáconos aparecen al lado de los episkopoi como ejerciendo un ministerio que está subordinado o coordinado por ellos (Flp 1,1; l Tim 3,1-13). Ya en los escritos apostólicos se hace corrientemente mención de los diáconos con el obispo.

Bibliografía:
Cfr. Comisión Teológica Internacional.
El diaconado: evolución y perspectivas. 2002

 

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar