×

Aviso

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Retiro Espiritual de Obispos, presbíteros y diáconos.

Por: Diác. Miguel Ángel Ortiz Corrales.

En el siglo I la primera carta de San Clemente de Roma a los Corintios  hace mención al hecho de que los obispos y los diáconos tienen una función espiritual en la comunidad.

 

El autor de la carta de Clemente explica la institución de los obispos y diáconos no como  una innovación, sino que está fundamentado en la voluntad de Dios, siendo así «un orden bello»; su envío tiene su origen en Dios mismo. Los sucesores elegidos por los Apóstoles son las primicias ofrecidas a Dios. Los Apóstoles habían probado a los elegidos por el Espíritu; los que les sucederán, serán establecidos por la elección de la asamblea entera. Encontramos aquí la tradición de las Cartas pastorales, continuada a través de:

1) la prueba en el Espíritu (cf. 1 Tim 3,1-7; 8,10ss)

2) el uso dado a las palabras episkopos kai diakonos (cf. Flp 1,1), sin que episkopos corresponda aún a la definición actual de obispo. Es necesario tener en cuenta la aproximación que realiza San Policarpo entre el ministerio de los diáconos y el servicio de Cristo salvador: «que caminen en la verdad del Señor que se hizo el servidor (diakonos) de todos» (Flp 5,2).

El texto de la Didache 15,1 (antes del año 130), solo menciona a los obispos y a los diáconos, como sucesores de los profetas y de los didaskaloi, guardando silencio sobre los presbíteros: «Así pues, elijan obispos y diáconos, dignos del Señor, hombres mansos, desinteresados, veraces y probados, pues ellos también desempeñan el ministerio de los profetas y de los doctores».

Son elegidos y nombrados, quizás por elección: es todo cuanto se puede decir.

Es cierto que en esta época antigua los diáconos eran responsables de la vida de la Iglesia en lo que concernía a las obras de caridad respecto a las viudas y a los huérfanos, como ocurrió en la primera comunidad de Jerusalén. Sus actividades estaban sin duda unidas con la catequesis y probablemente también con la liturgia. Sin embargo, los datos sobre este tema son tan sucintos que resulta difícil deducir cuál fue de hecho el alcance de sus funciones.

Las cartas de San Ignacio de Antioquía señalan una nueva etapa. Sus afirmaciones sobre la jerarquía eclesiástica con sus tres grados son semejantes a las de Clemente de Roma: «Reverencien todos a los diáconos como a Jesucristo, así como al obispo que es figura del Padre y a los presbíteros como al senado de Dios y como a la asamblea de los apóstoles. Sin ellos no puede hablarse de Iglesia». Y aún: «Seguid todos al obispo, como Jesucristo al Padre, y al presbiterio como a los apóstoles; en cuanto a los diáconos, respetadlos como al mandamiento de Dios». Los textos ignacianos hablan del obispo en singular y de los presbíteros y diáconos en plural, pero no dicen nada sobre el carácter del diaconado: exhortan solamente a venerar a los diáconos como a emisarios de Dios.

San Justino (†165) nos ofrece sobre todo informaciones que hacen referencia a la actividad litúrgica de los diáconos. Describe la función de los diáconos en la eucaristía durante la oblatio y la communio. «A continuación se trae ante quien preside la asamblea de hermanos pan, vino y agua [...] una vez acabadas las oraciones y la acción de gracias, el pueblo presente expresa su acuerdo respondiendo Amén [...] Cuando el presidente de la asamblea ha acabado la oración de la acción de gracias (Eucaristía) y todo el pueblo ha dado su respuesta, aquellos a quienes denominamos diáconos dan parte a cada uno de los asistentes del pan y del vino mezclado con agua sobre los que se ha dicho la oración de acción de gracias (Eucaristía), y se encargan de llevárselo a los ausentes».

Bibliografía:

  • Cfr. Comisión Teológica Internacional.
  • El diaconado: evolución y perspectivas. 2002

Comentarios   

churchesbook.Com
0 #2 La Iglesia Católica en Camagüey, Cubachurchesbook.Com 23-02-2021 09:58
Havinhg read this I thought it was very enlightening.
I appreciate you finding the time and effort to put this article together.

I once again find myself personally spending a lot of
time both reading and leaving comments. But so what, it
was still worthwhile!

Check out my web blog churchesbook.Com
Citar | Reportar al moderador
covid masks
0 #1 La Iglesia Católica en Camagüey, Cubacovid masks 21-02-2021 23:54
Saved as a favorite, I really like your site!
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar