Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Por: Gioberti Jiménez González.
Siendo todavía miembro de la comunidad de la cuasi parroquia Nuestra Señora de La Merced, estuve, como católico y reportero, en la Eucaristía para recibir nuevamente en la ciudad de Camagüey a la Familia Mercedaria, el 15 de agosto del 2013. Lo que nunca imaginé que, tres años después, estaría en el mismo templo para los primeros votos de frailes mercedarios cubanos, después de más de ciento setenta y cinco años.

Prohibido por el gobierno español de la época, según datos ofrecidos por la licenciada Amparo Fernández, historiadora del Arzobispado de Camagüey, quien se apasiona cuando habla sobre el tema y que estuvo presente en la celebración de este 31 de agosto de 2016, las Leyes de Exclaustración se aplicarían a partir del 17 de diciembre de 1841, y desde entonces no se pudo ordenar religiosos de órdenes monacales: ni juaninos, ni franciscanos, ni mercedarios.
Es un regalo de Dios que la arquidiócesis de Camagüey tenga de vuelta a padres mercedarios, presentes también en la arquidiócesis de La Habana, y en la nuestra no solo con sacerdotes y ahora frailes, sino con tres religiosas que ofrecen su labor pastoral en la parroquia de Guáimaro.
La tarde del último miércoles de este agosto caluroso, multiplicó la temperatura en la Iglesia camagüeyana. Fieles de distintas regiones de la arquidiócesis, de La Habana unos pocos y de Holguín, se congregaron  junto a los de la tierra de los tinajones para los primeros votos de Rodolfo Yurik Rojas Ballete, Jesús López Guevara y Manuel Ruiz Díaz. Los primeros continuarán sus estudios en el seminario San Carlos y San Ambrosio de la capital cubana para su futura ordenación como presbíteros y el último, ordenado ya sacerdote diocesano, ahora es recibido por la orden en la jurisdicción cubana. 
“Me consagro, Señor, para ser testigo de tu Misericordia y para hacer presente tu amor liberador en nuestro pueblo”. Fue el lema escogido por los jóvenes mercedarios para la celebración de los primeros votos de su compromiso religioso. El Señor los escuchó y agradece. Este reportero, quedó convencido de lo anterior en el momento de concluir la primera parte de la sencilla ceremonia en la Santa Eucaristía, al disfrutar de la fuerte lluvia que bautizó el entorno de la plaza camagüeyana, las calles y el patio interior del antiguo convento de La Merced.
Agradecemos a Dios por el renacer de la familia mercedaria en Cuba y por los frutos de la Iglesia camagüeyana, que acoge a estos nuevos hijos con gozo, satisfacción y certeza de que cumplirán su misión en la orden. Solo queda de nuestra parte felicitarlos y orar por su perseverancia y entrega.

Comentarios   

Fr Juan Carlos
0 #1 saludosFr Juan Carlos 08-10-2016 00:39
la luz de la esperanza nunca debera morir a mis frailes mercedarios mis hermanos de Camaguey animo ustedes seran la semilla que deberan hacer florecer dentro de nuestra Orden Mercedaria...
Con carino fraterno: Fr Juan Carlos Ulcuango Galarza
Maestro de Novicio de la Provincia Mercedaria de Quito Ecuador..
Citar | Reportar al moderador

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar