Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Por: Jesmir Varona Socías
Periodista de la Oficina del Historiador
Camagüey
Si bien la modernidad ha cambiado muchas cosas en el devenir cotidiano, en el pasado no se veía a una religiosa trasladarse en bicicleta. Hace algún tiempo las veo transitar por la ciudad y no dejan de llamarme la atención, por lo que decidí ir tras una de ellas  y acercarme a todo lo que llevan sobre ruedas para hacer el bien.
Así llego a su residencia ubicada en la calle San Pablo, fui recibida por una de las hermanas salesianas: sor. Ella es tan modesta que prefiere reservarnos el nombre, pero le sobra esa paz y dulzura que las caracteriza. Luego de regalarme un abrazo y una sonrisa, me invita a entrar a la sala.

Sobre las denominaciones religiosas en la ciudad
El cuatro de abril se cumplieron cien años de la llegada a Cuba y en particular a Camagüey de los primeros sacerdotes salesianos, entre ellos figuraba el padre José de Calasanz. Según la historia de esa congregación religiosa, se inspiraron en San francisco de Sales, obispo y doctor de la iglesia, que San Juan Bosco adoptó como modelo pastoral de su misión.
La  congregación fue extendida por los cinco continentes con la hermosa  misión de proteger a niños y jóvenes desvalidos y prepararlos para la vida con un oficio digno, que los transformara en ciudadanos honestos.
Con el tiempo la congregación creció y la labor femenina está representada en la ciudad de los tinajones con las Hijas de María Auxiliadora, que es a la congregación  que pertenecen las religiosas que visité esta mañana.
En el territorio hay representaciones de otras religiosas, como son las del Sagrado Corazón, las Siervas de María, las hermanas sociales, las de teresianas y las más nuevas en la ciudad, que las distingue un hábito gris (en celebraciones importantes negro), muy llamativo, con un velo del mismo color, similar a un sombrero. Son las hermanas de la Divina Misericordia, fundadas por  Santa Faustina.
En cuba existen hoy cuatro casas o sedes salesianas. La de Camagüey es una de ellas con  útiles talleres de formación en música, pintura, tejido y bordado y además ofrecen repasos académicos a los niños de la comunidad que lo necesiten.
Su voluntad, como la de san Juan Bosco  de no dejar las cosas para después, se aprecia en estas hermanas que van en bicicleta a cualquier zona para llevar su mensaje.
Lo que conversamos
Con su pausada charla, la religiosa me cuenta que son cuatro las que viven allí; se distribuyen sus labores hogareñas como en cualquier familia, la convivencia es muy fácil porque tienen a Dios sobre todas las discrepancias y eso las lleva a perdonar cualquier diferencia que pueda surgir.
Las tareas priorizadas son las de instruir y formar a los niños que asisten a sus espacios, por lo que buscan iniciativas propias para mantener la motivación  de los discípulos.
Una pausa para conocer a otra hermana
Se abre el portón y entra a casa otra integrante de la familia salesiana, es la hermana de la bicicleta. Luego de un alegre saludo y la presentación, descubro que es dominicana y lleva poco tiempo en Cuba, pero por su desenvolvimiento en la ciudad parece que lleva la vida entera.
Su nombre es Sor Lusidania Gómez, le pregunto que cómo se las arregla con sus atuendos para andar cómoda en la bicicleta y con desenfado me muestra la gorra y el sobretodo que usa para cuidarse del sol y comenta que así se traslada hasta los alejados repartos Angola y Los Coquitos, donde realiza la catequesis con los niños todos los fines de semana. Así busca educarlos como personas de paz, en contra de la violencia y las malas acciones.
Asegura que si pudiera, llegaría  en la bici a otros campos de la ciudad para llevar su encargo de amor, porque sin este sentimiento la vida no tiene sentido.
Al agradecerles por su cariño y el tiempo que me han dedicado, en el abrazo de despedida me desean éxitos con mis crónicas venideras. Que así sea, para continuar descubriendo historias como esta, que llegó con una bendición sobre ruedas.
(20 de marzo de 2017)

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar