Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Por Neidys Hernández Avila

Hoy 18 de julio 2020 se celebró la Misa Crismal en la Arquidiócesis de Camagüey. Asistieron todos los sacerdotes, religiosas, seminaristas y diáconos, con una representación de cinco fieles por comunidad de la ciudad y algunos de los pueblos como cumplimiento de las medidas anti Covid-19.

 

 

La fecha es propicia para recordar varios aniversarios de ordenación sacerdotal: setenta y dos años del Siervo de Dios Monseñor Adolfo Rodríguez Herrera (EPD), doce años del P. José Gabriel Bastián Cadalzo, nueve años de los padres Yosbel Puentes Dousat y Bladimir Navarro Lorenco quien está actualmente en España cursando estudios y cuatro años del P. Fernando Gálvez Luis. También los diáconos permanentes Rolando Michel Acuña Pérez y Antonio de Jesús Romero Piedra cumplen cuatro años de consagrados y fueron los que sirvieron en el altar.

En la homilía Monseñor Wilfredo Pino Estévez recordó la condición de ungidos que otorga una misión, una tarea. Dio las gracias a los sacerdotes por el testimonio de estos cuatro meses de angustia debido a la pandemia, por sus fatigas y cercanía a los más necesitados. Aconsejó a los diáconos que ayuden, recen y acompañen a sus sacerdotes y a los laicos que, aunque no pueden consagrar, les toca ser sacerdotes en el mundo.

La celebración fue emotiva y especialmente particular cuando el Arzobispo sustituyó el saludo de la paz por tocar el báculo que ahora es suyo y que antes fuera de Monseñor Adolfo +. Uno a uno fueron pasando todos los sacerdotes.

La renovación del compromiso sacerdotal de cada uno, la consagración de los santos oleos, la comunión y la bendición final cerraron tan conmovedora Eucaristía.

Bajo el amparo de la Virgen de la Candelaria los encomendamos para que sean fieles y santos sacerdotes.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar