Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por Manelyn Moralez Lazo

Con el himno de la Compañía de Jesús dio inicio hoy 31 de julio de 2020 a las cinco de la tarde en la Parroquia de San José, la misa en honor a San Ignacio de Loyola. La celebración fue presidida por nuestro arzobispo Monseñor Willy Pino y concelebrada por los padres jesuitas: David Sánchez, Vicente Almiñana y Ángel Rodríguez.

Luego de una cálida felicitación a nuestros sacerdotes jesuitas y a toda la comunidad de San José, escuchamos una homilía en la que Monseñor recordó que no es imposible alcanzar la santidad, poniendo como ejemplo la vida de numerosos santos, entre ellos, Íñigo de Loyola.

 

Nos dijo: "Conocemos por su historia que Ignacio era un soldado y fue dado a las vanidades de la vida antes de entregarse completamente y ponerse al servicio del Señor. Esto nos invita a entender que hasta los santos antes de rendirse completamente ante el Dios de la misericordia, fueron seres humanos con fragilidades y defectos como cualquiera y por lo tanto, también tuvieron que confesarse y pedir perdón".

Luego nos dijo: "Desde nuestra humilde posición, podemos también alcanzar la santidad, siempre y cuando estemos dispuestos a aprovechar al máximo los dones que Dios nos ha regalado, haciendo como en la parábola de la semilla, donde algunos daban un 30, 70 o hasta un ciento por uno. El Señor se contentará con lo que seamos capaces de brindarle, pues para él, mucho peor es no dar fruto".

Por último nos invitó a seguir el ejemplo de santidad de Loyola interiorizando siempre sus máximas "A mayor gloria de Dios" y "En todo amar y servir".

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar