Imprimir 

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Camagüey, 13 nov.-  Sacristanes, diáconos, prediáconos, delegados de liturgias y religiosas de la Arquidiócesis de Camagüey y de las diócesis sufragáneas de Ciego de Ávila, Villa Clara y Cienfuegos participan en un taller regional de Liturgia que se desarrolla en esta ciudad y persigue la renovación y formación de ministros y agentes pastorales en vistas de formar equipos de liturgia en comunidades y diócesis.

El encuentro se prestigia con la participación del Obispo de Cienfuegos, Mons. Domingo Oropesa, responsable de Liturgia de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, y los profesores Rogelio Zelada, director asociado de la Oficina de Ministros Laicos de la Arquidiócesis de Miami y el padre Juan J. Sosa, de la parroquia Saint Joseph, de Miami Beach.

Según palabras del profesor  Zelada este curso “ofrece una idea general y pistas a los que trabajan en el servicios de las comunidades a fin de que estos puedan realizar mejor sus funciones y entiendan mejor el por qué, el para qué y el cómo de lo que están haciendo como ministros de la Liturgia.”

Zelada, quien también es miembro del Subcomité Hispano de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos y está a cargo de la Liturgia en idioma español en el país vecino, refiere que “en Cuba, como en otras partes del mundo, la Iglesia tiene grandes desafíos, pues muchas cosas se van haciendo sobre la marcha”. Sin embargo, añade que “los alumnos aquí tienen ideas claras y, sobre todo, un gran compromiso con el servicio a Dios y a la Iglesia.”

Enfatiza que la “liturgia de la Iglesia es un lenguaje lógico de símbolos, signos, personas; pero ese lenguaje hay que conocerlo para no inventar cosas que no forman parte de la tradición, y que a su vez lo que se haga allí comunique sentimientos, emociones y sobre todo la fe.”

Para Nelda Ortega –secretaria pastoral del Obispado de Cienfuegos y miembro de la Comisión Nacional de Liturgia- lo impartido ha sido muy ameno, con un lenguaje que llega a todos.

Esta alumna considera que “estos nuevos conocimientos se pueden transmitir claramente a las parroquias, ya que en estos momentos tenemos una Iglesia muy nueva, por lo que hay que explicarle a las personas muchas cosas para que puedan entender y participar correctamente en una Santa Misa.”

Asimismo, opina que hay que hacer énfasis en ciertos puntos débiles como son la catequesis, la misa, sus diferentes partes, los signos de la misma que no han de ser arbitrarios, pues cada cual tiene sus detalles.

Este curso de liturgia concluye hoy viernes con la celebración de una misa en la Capilla de San Juan de Dios, enmarcada en el centro de la ciudad de Camagüey, un lugar sagrado por su historia y los hechos de caridad que allí acontecieron, donde se destacó el hacer del Beato Olallo Valdés.