Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Camagüey, 18 dic.- Como es tradición en toda Cuba cada 17 de diciembre, el pasado jueves en Camagüey miles de fieles – católicos y no católicos – visitaron el Santuario de San Lázaro, ubicado en las afueras de la ciudad, donde depositaron sus ofrendas, hicieron sus oraciones, asistieron a misa y participaron en una masiva procesión que recorrió varias calles de los barrios Agramonte y Simoni.

Por primera vez, con la aprobación de las autoridades estatales, se organizó un maratón de acción de gracia por la intercepción de este santo hacia los devotos. Mons. Juan García, arzobispo de Camagüey, otorgó certificado a los 20 primeros lugares que arribaron al templo.

En horas de la noche, luego de una misa ofrecida por el P. Osvaldo Cambras, el padre Francisco García se dirigió a los presentes quienes se alistaban para la procesión con las siguientes palabras: “Cuando peregrinamos con una imagen proclamamos nuestra fe, no en la imagen como tal, sino en Jesucristo, nuestro salvador. Sin embargo, honramos  a los santos, porque ellos nos dan testimonio de que la fe se puede vivir”.

Y más adelante sentenció: “Ellos (los santos) nos dan testimonio de que la fe no es una locura, que la fe no es una adhesión a algo que no existe, sino que es una convicción profunda que se recibe de Dios”.

Al final de la procesión, que contó con cuatro estaciones, Mons. Juan convocó a todos los presentes a profesar el amor al prójimo tal como nos lo pide Jesucristo en el Evangelio, y para ello nos recordó las obras de misericordias corporales y espirituales.

Asimismo, el arzobispo pidió que como Lázaro perdonó al rico que no le ayudó, nosotros perdonáramos a todos aquellos que nos hayan ofendido para llegar a la Navidad en paz con nosotros mismos y con los demás.

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar