×

Aviso

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

La función mail() se ha deshabilitado y el correo no se puede enviar.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

El 5 de abril del año 2003 llegan y fundan en la Arquidiócesis de Camagüey una congregación de religiosas de la república Dominicana: las Hermanas Misioneras del Corazón de Jesús. Aquí se les dice cariñosamente “las corazoncito”. Y es que ellas están al lado de los más pobres, necesitados, marginados y enfermos.

El carisma de la congregación es dedicarse al servicio de todas las personas necesitadas, desde el perfil del Corazón de Jesús y sintiéndose impulsadas por este amor, llegan a Cuba para colaborar con la pastoral de la Arquidiócesis, específicamente a la Parroquia San José, de los Padres Jesuitas. Las fundadoras fueron: Sor Pascuala Tejada Melo, Sor Rosa Frías y Sor Carmen Delis Osoria.

Viven en la calle Capdevila del reparto La Vigía, donde está enclavada esta parroquia. El Convento está dedicado a San José y desde allí realizan su labor misionera y caritativa.

Desde su llegada asumen la secretaría de la pastoral de misiones de la Arquidiócesis. Varias son las acciones pastorales: semanas de misión, hasta 8 en el año; formaciones para laicos; animan la Asociación del Sagrado Corazón para laicos con diferentes grados y compromisos; pero fundamentalmente ayudan en la misión evangelizadora cada día. Animan las comunidades de campo de la extensa área parroquial y así visitan enfermos, dan catequesis y catecumenado, animan la liturgia, hacen celebraciones, asumen los retiros y oraciones, en fin, son una bendición para esta tierra necesitada del Evangelio.

Las “corazoncito” también llevan consuelo a los enfermos y encamados, a los presos y en la parroquia han estado al frente del coro. Son hermanas que no temen las distancias a recorrer para anunciar a Cristo, ni las dificultades que se puedan encontrar. Son un regalo para Camagüey y para Cuba, pues también están presentes en la Arquidiócesis de la Habana y en la Diócesis de Guantánamo-Baracoa.

¡Gracias hermanas “corazoncitos”!

Escribir un comentario

Comente aquí


Código de seguridad
Refescar